Las horas extra sin pagar se duplican durante el lustro de crisis económica

Las horas extra sin pagar se duplican durante el lustro de crisis económica

La crisis y una reforma laboral que ha desregulado las condiciones de trabajo han llevado al mercado laboral a una precarización constante. Es la principal conclusión del informe ‘Análisis de las horas de trabajo y la jornada laboral en España en el periodo 2008-2014’, elaborado por la Unión General de Trabajadores (UGT). A su juicio, la destrucción de empleo y el aumento del paro han ido acompañados de peores condiciones de trabajo para los que aún conservan un empleo o han sido contratados durante la débil recuperación. 

El informe refleja cómo la destrucción de empleo a lo largo de la crisis se ha manifestado en un descenso del número de asalariados que efectúa horas extras y en una reducción de las horas extraordinarias que realizan. En este sentido, del total de asalariados que efectúa horas extras en 2014, más de la mitad no las cobraban (alrededor del 56%) mientras que en 2008 esto sucedía solo al 35% de los asalariados. 

De forma paralela a la evolución de las horas de trabajo, se observa también un comportamiento del mercado laboral en nuestro país en referencia al tipo de contrato. Y es que a los fenómenos estructurales, como la temporalidad descausalizada en la contratación, se han unido nuevos desequilibrios, como es la contratación a tiempo parcial de carácter involuntario. Además, el auge de este tipo de empleo ha ido de la mano de un aumento del número de horas efectivas trabajadas a la semana y a un incremento del peso de las horas extraordinarias no pagadas.

El informe muestra también cómo antes de la crisis el tiempo parcial estaba protagonizado por mujeres, mientras que ahora, a pesar de seguir siendo un tipo de empleo básicamente femenino, donde más ha crecido ha sido entre los hombres. En este sentido, casi el 61% de las mujeres que trabajan a tiempo parcial lo hacen por no haber encontrado un trabajo a tiempo completo, frente al 33% antes de la crisis; mientras que en el caso de los hombres la cifra alcanza el 69,5%, cuanto antes de la crisis era el 32%.

 

Comentarios
Lo más