La biblioteca pública trasladará a los más pequeños al imaginario mundo de Leo Lionni

La biblioteca pública trasladará a los más pequeños al imaginario mundo de Leo Lionni

La biblioteca pública de Segovia propone una nueva actividad, que se celebrará en sus instalaciones el próximo sábado 31 de enero a partir de las 11.30 horas, con la que tratará de despertar en los más pequeños la pasión por la lectura. Los participantes, niños a partir de 4 años, se sumergirán en el asombroso mundo nacido de la mano del autor holandés Leo Lionni.

‘Frederick’ es la obra elegida por la institución segoviana, que depende de la Junta de Castilla y León, para fomentar la imaginación de los más pequeños de la casa, aprendiendo, además, la importancia de aceptar la diferencia y a valorar el arte como expresión. A partir de la lectura del cuento y después de reflexionar sobre lo leído, se estimulará la creatividad del público más pequeño en un taller con propuestas sencillas y divertidas relacionadas con la lectura.

Los niños que quieran participar deberán apuntarse con antelación a través del teléfono 921463533 o presencialmente en la sala infantil, en horario de 15.30 a 20.30 horas.

Leo Lionni y su ‘Frederick’

Leo Lionni fue el pionero de los álbumes ilustrados y marcó un punto de inflexión en el mundo de la literatura infantil. Comenzó su trabajo como escritor e ilustrador con su primera obra ‘Pequeño azul y Pequeño Amarillo’, que se publicó en 1959. Tras esta obra, el autor, nacido en Ámsterdam, publicó más de 40 títulos dedicados a los más pequeños, obras gracias a las que recibiría además un gran número de galardones.

Un ratoncito es el protagonista de la obra ‘Frederick’, una de las más reconocidas del autor, en la que el pequeño roedor se encarga de guardar rayos de sol, palabras y colores mientras el resto de sus compañeros recolectan alimentos para pasar el crudo invierno. Frederick, que aparenta no trabajar mientras el resto sí lo hacen, demostrará la importancia de alimentarse de algo más que de paja y nueces durante los meses más duros del año. Finalmente, el pequeño poeta, siendo tan diferente al resto de sus amigos, será aceptado por todos ellos que, lejos de recriminarle su actitud, le aceptarán y apoyarán agradeciéndole sus palabras y recuerdos en los días más fríos del invierno. Una fábula, aparentemente contraria a la de la “Cigarra y la Hormiga”, con la que Lionni demuestra la importancia de aceptarse los unos a los otros, a pesar de las diferencias que puedan existir.

Comentarios
Lo más