La compraventa de viviendas se estancó el año pasado

La compraventa de viviendas se estancó el año pasado

La compraventa de viviendas regresó a la senda negativa en diciembre, según certifican los últimos datos de la de la Encuesta de Transmisiones de Derechos de la Propiedad hechos públicos esta mañana por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Así, hubo 119 operaciones en la provincia de Salamanca, ochenta menos que el mes anterior y unas sesenta menos que el año anterior. Cabe destacar que siguen vendiéndose más viviendas usadas que nuevas, acabarando tres cuartas partes del mercado inmobiliario.

De esta forma, el año 2015 se cerró ligeramente a la baja, al registrarse 1.998 compraventas de viviendas, cerca de una quincena menos que el año anterior, cuando se rompió la línea descendente iniciada con la crisis, como puede apreciarse en el gráfico adjunto

En el conjunto de España, el número de fincas transmitidas inscritas en los registros de la propiedad (procedentes de escrituras públicas realizadas anteriormente) en el mes de diciembre es de 123.515, lo que supone un 0,3% menos que el mismo mes de 2014. Durante el año 2015 se transmitieron 1.634.670 fincas inscritas en los registros de la propiedad, lo que supuso un 5% más que en 2014. 

Los compradores alargan su decisión por la inestabilidad

El director del gabinete de estudios de www.pisos.com, Manuel Gandarias, destaca que resulta interesante que, con respecto al 2013, el crecimiento supere el 30%. "Tal y como hemos visto a lo largo del pasado año, la segunda mano ha sido gran impulsora de este esperado giro en las estadísticas. Las transacciones han alcanzado un volumen razonable para la situación en la que se encuentra nuestro país", afirma.

A su juicio, "venimos de unos años de sequía importante, tanto en la venta de viviendas como en la concesión de los préstamos hipotecarios, que están muy ligados a las operaciones. Por supuesto, también hemos estado condicionados por una situación económica delicada. 2008 y 2009 fueron años fatídicos para el sector, mientras que 2011 y 2012 siguieron inmersos en las caídas. En 2013 se moderó la tendencia a la baja por la eliminación de la desgravación, y en 2014 ocurrió lo mismo por la entrada en vigor de la reforma fiscal. En 2015, ha sido la propia demanda la que ha impulsado este crecimiento gracias a la mejora de la financiación y el ahorro previo".

Y concluye que "en estos momentos, España necesita estabilidad y eliminar la incertidumbre que genera en los mercados y en la propia demanda la actual situación política. En algunos ámbitos no afecta, pero está claro que dentro del mercado de la vivienda sí que lo hace. Los potenciales compradores, ante situaciones de este tipo, alargan su espera y dilatan su decisión de compra. Responsabilidad, transparencia y seguridad serán las claves que marquen la evolución del sector y la de la economía en su conjunto".

Comentarios