Piden dos años de prisión para un hombre por el robo de herramientas de trabajo y un libro de sudokus

Piden dos años de prisión para un hombre por el robo de herramientas de trabajo y un libro de sudokus
Los hechos ocurrieron en abril de 2015 en Palacios del Arzobispo cuando el acusado entró presuntamente en un domicilio adquiriendo estos objetos. El libro de sudokus es concluyente para el denunciante ya que lo reconoce como suyo al 100%, según declaró, ya que se trata de un ejemplar precintado de hace veinte años que vendía en un establecimiento que regentaba. Se le acusa, además, del robo de dos desbrozadoras, un taladro eléctrico y una bandolera

El Juzgado de lo Penal número Dos de Salamanca ha acogido en la mañana de este martes el juicio contra un hombre, J.B.C., por un presunto delito de robo con fuerza por el que el Ministerio Fiscal le pide dos años de prisión, en la que ya se encuentra. Los hechos ocurrieron en abril de 2015 en Palacios del Arzobispo cuando, según el informe de Fiscalía y la declaración de los testigos, el susodicho entró rompiendo una ventana en una casa situada en una finca de la localidad y se apoderó de varios enseres como dos desbrozadoras, una bandolera de estas, un taladro eléctrico y un libro de sudokus. La defensa, sin embargo, pide la libre absolución al no considerar probados estos hechos.

El presunto robo se remonta a la primera semana de abril de 2015 en una oleada de robos en la zona cuando un vecino pudo ver un comportamiento extraño en un vehículo alejándose de la casa con las luces apagadas y entrando en un camino de tierra. Este, sin embargo, no pudo distinguir a los integrantes del coche que, según dijo, eran dos, uno un menor por aquel entonces según el informe de Fiscalía. Tampoco les vio entrar en la casa aunque, a pesar de ello, lo pusieron en conocimiento de la Guardia Civil. 

Los agentes del Cuerpo vieron in situ que había indicios de robo en dicha casa y, según declaraciones de los vecinos, pudieron identificar al coche en Ledesma poco después, cuando fueron a interponer la denuncia pertinente. Esto les llevó a este hombre, al que, en el registro días después, frente al que no opuso resistencia, le encontraron la bandolera y el libro de sudokus en la casa y el taladro en el coche. Las desbrozadoras, en cambio, fueron encontradas días después por el chivatazo de una vecina en un descampado cubierto de matorral anejo a la vivienda. 

El acusado ha negado que él cometiera el robo y aseguró que el taladro se lo había encontrado en el mismo coche que estaba adquiriendo en esos momentos y que el libro de sudokus, que el denunciante aseguró que era suyo, podría pertenecer a la familia que anteriormente vivía en la casa en la que residía. Precisamente, este libro es el que, junto con una desbrozadora, la presunta víctima reconoce como suyos sin ningún tipo de duda, aunque en el resto de los casos también está prácticamente seguro. 

Por ello, el Ministerio Fiscal mantuvo la petición de prisión de dos años ya que la jurisdicción dice que la simple posesión de los objetos en fechas inmediatamente posteriores es prueba suficiente. A pesar de ello, la defensa pidió la libre absolución al considerar las pruebas como no concluyentes, más aún cuando las desbrozadoras cuyo robo también se le imputa al acusado ni siquiera se encontraban en el propio domicilio. 

Comentarios
Lo más