‘Mujer rural y violencia de género’, una llamada de atención institucional

‘Mujer rural y violencia de género’, una llamada de atención institucional

Universidad de Salamanca, Diputación y Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad presentaron los resultados del proyecto ‘Mujer rural y violencia de género’ junto a la guía divulgativa elaborada tras la investigación realizada por los expertos universitarios encargados del trabajo.

El objetivo, resaltó el subdelegado del Gobierno, Javier Galán, es “dar a conocer un problema latente que es importante solventar”. Los datos, sin embargo, “son tercos”. En lo que va de año se han registrado 254 denuncias por malos tratos en Salamanca, de las que 111 proceden del ámbito rural. 
La batalla legal y policial, prosiguió el subdelegado, “es indispensable”. Para erradicarlo “hay que formar e informar a las potenciales víctimas; es el bastión para vencer este delito”.

Para el vicerrector de Promoción y Coordinación de la USAL, José Ángel Domínguez, el trabajo “hace realidad nuestras señas de identidad que va más allá de la docencia y la investigación”. La universidad, resaltó, “tiene un compromiso de defensa de la sociedad y de los Derechos Humanos; un compromiso para erradicar el terrorismo de la violencia de género”.


Tanto Domínguez como una de las autoras del trabajo, la profesora de Derecho Procesal de la Universidad de Salamanca, Marta del Pozo, resaltaron el carácter pionero de la iniciativa pues no existe otra Universidad en España que se haya implicado como la de Salamanca en estos aspectos, quizá porque, como denunció del Pozo, los estudios relacionados con el género no son admitidos como categoría científica en determinados ámbitos por lo que se frena tanto la docencia como la investigación. 

Del Pozo resaltó que esta es “la manera adecuada de luchar contra la violencia”. De forma paralela al trabajo, las autoras del proyecto han llevado por la provincia un ciclo de conferencias “en las que se va a informar, a formar en igualdad y también se escucha”. Se trata, apuntó de una de las actividades más gratificantes. En muchos casos, reconoció, las mujeres asistentes agradecían que se verbalizara “lo que llevan sintiendo desde hace muchos años”. La violencia de género, precisó la experta, “está más oculta en el ámbito rural”.

El libro

Del libro ‘Violencia de género e igualdad en el ámbito rural’ se han editado 400 ejemplares que se regalarán a los asistentes a sucesivas charlas como las realizadas hasta la fecha en las tres ediciones realizadas de esta iniciativa. Si en el futuro generara algún tipo de beneficio en concepto de derechos de autor, ese dinero iría a parar a asociaciones de mujeres.

La publicación se compone de 190 preguntas, algunas resultantes del trabajo realizado por las cuatro expertas que la firman y el resto surgidas de la interacción con mujeres afectadas por este tipo de violencia.

Llegar a los más jóvenes

Marta del Pozo reconoció que el público que suele acudir a las charlas es mayoritariamente adulto por lo que ya se estudia una forma de llegar a la gente joven pues se necesita “más formación y más información”. Además, conviene acabar con estereotipos y costumbres como la de disculpar a los maltratadores o seguir riéndonos de los chistes machistas.

Fallos en el sistema

En lo que a su ámbito más cercano se refiere, la profesora de Derecho Procesal reconoce que hay aspectos mejorables como el del control de las órdenes de alejamiento.

La Ley integral, apuntó, está ya en cuestión al llegar a los 10 años por lo que ha llegado el momento de reflexionar y cambiar ciertas cosas.

Pese a todo, reveló, España -sin tener unos datos sobre violencia que difieran excesivamente del resto de países europeos- si está a la vanguardia de la lucha contra ella y “ha llevado la batuta en la implicación del resto de Europa”.

 

Finalmente, la diputada Eva Picado resaltó el ejemplo de compromiso institucional para erradicar la violencia de género y recordó que la Diputación de Salamanca trabaja en prevención, sensibilización, asistencia y formación a la mujer rural.

Comentarios
Lo más