Salamanca cuenta ya con más mayores de 80 años que adolescentes

Salamanca cuenta ya con más mayores de 80 años que adolescentes
Actualmente hay más salmantinos que están a punto de jubilarse que jóvenes que acceden por primera vez al mercado laboral. Según los últimos datos del padrón recogidos por el Instituto Nacional de Estadística y el estudio de datos económicos y sociales de Caja España-Duero, arrojan una tasa de reemplazo del 99 por ciento, es decir, que hay más población en Salamanca de 55 a 64 años que de 20 a 29 años, algo que ocurre por primera vez en la historia. Esta tasa es quince puntos inferior a la media nacional después de descender más del diez por ciento en apenas dos años.
 
Difícil panorama el que se presenta a la provincia de Salamanca si se añade que posee una de las mayores tasas de dependencia de toda España, es decir, el número de menores de quince años y mayores de 65 respecto al resto de población. Actualmente se sitúa en el 56 por ciento, nueve puntos por encima de la media nacional y entre las primeras provincias del país.
 
La brecha entre jóvenes y jubilados se ha incrementado durante la crisis a favor de la tercera edad. En 2008 había 86.690 salmantinos entre 15 y 35 años, el tramo de edad considerado por los organismos internacionales como juventud, mientras que los mayores de 65 años eran 82.693. Esta superioridad de jóvenes se rompió en el año 2010 y actualmente, según el último padrón de 2013, son 72.917 jóvenes frente a 85.293 salmantinos pertenecientes a la tercera edad.
 
Por si fuera poco, lo que se denomina ya ‘cuarta edad’, los mayores de 80 años, ganan peso en la pirámide de población de Salamanca, sobre todo porque la provincia charra es uno de los territorios con mayor esperanza de vida del mundo. Así, hay más que adolescentes, 31.710 mayores de 80 años frente a 30.795 salmantinos de entre 15 y 25 años.  Y es que mientras la crisis se ha cobrado miles jóvenes, los mayores de 65 años son un millar más. Una tendencia más acentuada cada año que transcurre.
Comentarios
Lo más