Carbajosa benjamín C

Carbajosa benjamín C

El benjamín C del Carbajosa es la viva imagen de un equipo ilusionado y con ganas de aprender. Es cierto que este año los resultados no están siendo los deseados y que marchan últimos en la tabla con solo una victoria pero eso no les quita las ganas de balón a los quince jugadores que conforman la plantilla, todos de primer año. Esta es una parte importante también de cara a esos resultados, el físico que se nota en esta categoría entre los más pequeños y los mayores. El físico y también la experiencia ya que, a fin de cuentas, siguen siendo casi noveles en esto del fútbol federado.

Lo importante para el conjunto y para el fútbol base, eso sí, no es tanto ganar como evolucionar. Y este equipo cada día es mejor. No solo en el fútbol donde, poco a poco, consiguen adquirir conceptos sino que también personalmente, aspecto que se tiene muy en cuenta. La formación como persona a través del deporte es imprescindible en edades tempranas, en las que los chicos son como esponjas. Todo lo adquieren y se lo apropian como suyo.

Por eso también es difícil hablar de solidaridad y compañerismo en benjamines, algo que no es así en el benjamín C del Carbajosa. A través de ejercicios de posesión y juegos en equipo donde participen todos juntos. De esta manera se consigue conectar entre los jugadores y que estos sean más comunicativos con el otro. Esto, importante para el fútbol, lo es igualmente para su futuro, que parece lejano todavía.

Todo llega, sin embargo, y por ello también se le enseña un fútbol que este año quizás no les venga tan bien pero que será muy válido para el futuro. Siempre se intenta sacar la pelota desde atrás para combinar con todos y llegar al área rival. Y es que al final el fútbol es un deporte de equipo en el que lo importante es, por encima de todo, la evolución y la diversión. Y participando todos ambas cosas son más fáciles

Lo difícil de una plantilla de quince en fútbol 7 es tener que dejar fuera  a tres por semana. La rotación se realiza intentando que todos jueguen el máximo número de minutos aunque teniendo en cuenta la asistencia, el comportamiento y la actitud de cada pequeño futbolista. Porque el deporte rey en España también va de eso, de competir. Y a través de competir también se puede educar.

La plantilla está formada por Adrián y Axel (porteros); Ander, David y Darío (defensas); Marcos y José Carlos (centrocampistas); Pablo, Jesús, Jorge, Assier y Ayub (extremos); Lucía, Sergio Tabernero y Víctor (delanteros); Dani (entrenador).

Comentarios