Stop Desahucios obliga a recular al Banco Popular para no ejecutar desahucios mientras haya negociaciones

Stop Desahucios obliga a recular al Banco Popular para no ejecutar desahucios mientras haya negociaciones
Se concentraron desde las 8:30 frente a la oficina principal después de que en los últimos meses se hubieran roto las negociaciones tras la reestructuración del Banco por las que, incluso, se cerraron varias sucursales. La concentración ha servido para que se vuelva a retomar un "pacto de caballeros" por el que no se actuará judicialmente mientras duren las negociaciones. "Exige paciencia, cintura y entender que todos tenemos que perder"

La Plataforma Stop Desahucios ha conseguido volver a unas negociaciones perdidas con el Banco Popular después de concentrarse ante la oficina principal, situada en la plaza de los Bandos. Así lo ha explicado un miembro de esta, Andrés, que explicó a los medios que con la reestructuración de dicho Banco se había perdido "una especie de pacto de caballeros" por el que no se actuaba judicialmente si había negociaciones.

Sin embargo, después de que existiera un nuevo equipo negociador, hace apenas dos meses, las negociaciones y el pacto se rompieron y ya la semana pasada se produjo un desahucio de una vivienda en el que la familia, además, se quedó con la deuda. Más allá, la semana siguiente había otro alzamiento previsto. "Hemos hecho un bloqueo interno y al rato han venido los nuevos negociadores y hemos vuelto a llegar al acuerdo anterior. Volvemos a retomar los cauces antiguo". 

El miembro de la Plataforma recordó que, en la actualidad, son once los casos que existen con el Banco Popular, algunos muy graves, y quiso hacer la aclaración de que la mayoría, dos terceras partes, corresponden a lo que eran pequeñas empresas y autónomos que, con el estallido de la crisis, "no solo ha perdido el negocio sino que en muchos casos ha perdido la vivienda y está en peligro la vivienda de los padres que avalaron". 

Además, se mostró esperanzado con el nuevo cauce en el que se busca que toda la gente tenga derecho a un techo, independientemente del régimen en el que se encuentro. Por ello, cada caso se estudia de manera particular de manera que se puede negociar una quita de la deuda en algunos casos en los que hay dos hipotecas o el quedar libre de ella en caso de desahucios, entre otras cosas. "Exige paciencia, cintura y entender que todos tenemos que perder". 

A pesar de este último desahucio, la Plataforma no achaca a mala voluntad este parón en las negociaciones. "Ha sido que les ha pillado con el pie cambiado, que los equipos jurídicos funcionan de otra manera. A veces la persona con la que tratas no tiene capacidad de decisión, tiene que hablar con el servicio jurídico externo y estos actúan de manera fría y se cumplen los plazos. Se está perdiendo el cara a cara y el compromiso a la palabra dada". 

Comentarios
Lo más