La utilización de la biomasa en las explotaciones ganaderas permite un ahorro del 20%

La utilización de la biomasa en las explotaciones ganaderas permite un ahorro del 20%
Los beneficios de la utilización de biomasa para las explotaciones ganaderas son: un ahorro económico cercano al 20%; cero de emisiones de CO2, renovable 100%; no produce explosiones, olores ni derrames; genera trabajo local en zonas rurales (en concreto se crean cinco empleos por cada uno que generan los combustibles fósiles); se valoriza lo que antes era residuo; fomenta el valor del bosque y pone coto a los incendios; reduce las importaciones de combustibles externos; reduce la dependencia económica de los mercados financieros; fomenta el reciclado; reduce la huella de carbono de la granja.
 
Castilla y León, con 6.249 explotaciones de porcino y 3,7 millones de animales, es una de las cinco comunidades autónomas de España -junto con Cataluña, Aragón, Castilla–La Mancha y Andalucía- en las que se concentra las tres cuartas partes del censo total nacional. En concreto los datos de la Comunidad representan el 13 % del censo español de este tipo de animales. En cuanto a su orientación, debido al censo de reproductoras, Castilla y León ocupa el segundo lugar tras Cataluña y por delante de Aragón en la producción de lechones.
 
El sector porcino en Castilla y León, muy heterogéneo en cuanto a producción y a tipos de explotaciones, es el más relevante en el conjunto de los sectores ganaderos, con un peso del 30 % en las Cuentas Económicas de la Producción Ganadera, alcanzando el pasado año los 790 millones de euros. La cifra ha crecido en los últimos años: un 12 % con respecto a la de 2011; y un 23 % en comparación con 2010.
 
Este aumento de los últimos años se debe fundamentalmente a la buena marcha de las exportaciones. El valor de las exportaciones de carne y productos derivados del porcino y animales vivos porcinos de Castilla y León ascendió en el año 2012 a 189 millones de euros, un 24,4 % superior al 2011. Los principales destinos de las exportaciones regionales de estas producciones han sido Portugal, Francia y Alemania dentro de la UE y Asia, principalmente China y Japón, y Rusia fuera la Unión.
 
Castilla y León es referente nacional en producción de bioenergía a través de biomasa
 
Castilla y León es un referente nacional en la generación de energía a partir de biomasa, es la primera comunidad autónoma con mayores recursos de biomasa y la mayor comunidad en superficie agrícola y forestal (el 51 % del territorio autonómico).
 
Castilla y León ocupa la séptima posición en el conjunto de España en cuanto a generación eléctrica con 12 instalaciones que producen 25 MWe de potencia. Destacan las 10 plantas de biogás, con una potencia acumulada de 5 MWe, asociadas a los centros de tratamiento de residuos sólidos urbanos en los que hay instalado un digestor que genera biogás con el que se genera la electricidad y calor utilizado en el proceso. Cabe señalar un equipo experimental de generación eléctrica mediante gasificación (100Kw) ubicado en una planta en la localidad de Mojados (Valladolid) y dependiente de CIDAUT, y dos plantas que utilizan biomasa sólida y acumulan 20 MWe de potencia. Se trata de la planta de TALOSA en Soria con subproducto forestal en régimen de cogeneración y otra planta en Briviesca (Burgos) que utiliza paja como biocombustible. Además, continúa avanzando el proyecto de GESTAMP de 15 MWe en Soria.
 
600 instalaciones de bioenergía para electricidad, energía térmica y biocombustible
 
Nuestra comunidad es referente nacional en el aprovechamiento térmico de la biomasa con 600 instalaciones registradas con una potencia de 217,5 MWt, según los datos del Observatorio Nacional de Calderas de Biomasa que gestiona AVEBIOM. La biomasa sólida para uso térmico es utilizada por la industria de la madera para sus secaderos, instalaciones del sector agroganadero, desde deshidratadoras de forrajes, innumerables explotaciones de porcino y avícolas, invernaderos para producción agrícola y forestal, entre otras.
 
La industria agroalimentaria también utiliza la biomasa destacando las bodegas, industrias lácteas, mataderos y salas de despiece, envasadoras de legumbres, entre otras. El sector del ocio, relacionados con hoteles y casas rurales también utilizan esta energía como ejemplo de ahorro y compromiso con el medio ambiente. En edificios públicos existen también numerosos ejemplos, desde escuelas, polideportivos, piscinas, edificios administrativos, entre otros.
 
En nuestra comunidad existen cinco instalaciones de producción de biocombustible líquido para biocarburantes. Una planta de bioetanol está ubicada en Salamanca con una capacidad de 100.000 toneladas al año de producción que está trabajando en la producción experimental de biocarburantes de segunda generación. Las otras cuatro plantas, en este caso de biodiesel están en Palencia, Valladolid y dos en Zamora.
Comentarios