Raquel Gago ya está en libertad

Raquel Gago ya está en libertad

Raquel Gago, la policía local de León imputada por el crimen de Isabel Carrasco, abandonó a las 16.15 horas de este jueves la prisión de Mansilla de las Mulas después de que su abogado hiciera efectiva la fianza de 10.000 euros fijada esta mañana por la Audiencia Provincia de León.

La familia de Gago hizo efectiva de forma rápida la fianza de 10.000 euros impuesta por la Audiencia Provincial, que estimó un recurso de su defensa para otorgarle la libertad provisional bajo fianza. Era el cuarto intento de su defensa para lograr su libertad, denegada hasta en tres ocasiones por la juez instructora del caso al entender que la participación de Gago en el asesinato de Carrasco era al mismo nivel que la autora confesa material, Montserrat González, y su hija y amiga de Gago, Triana Martínez.

En medio de una gran expectación mediática, con la presencia de numerosos medios de comunicación esperando a las puertas de la prisión, se vio cómo Raquel Gago cruzaba la pasarela que se dirige a la puerta de acceso a la prisión, acompañada por dos personas y con un carro en el que llevaba unas bolsas con sus pertenencias. De forma casi paralela, varios agentes de la Guardia Civil custodiaron el acceso principal del centro penitenciario, lo que hacía presagiar la salida inminente de Gago.

Minutos después, a las 16.15 horas, un vehículo de color blanco salía del aparcamiento destinado a los funcionarios de la prisión, donde pronto se pudo comprobar la presencia de Raquel Gago en el asiento trasero del turismo, que de manera excepcional, accedió al aparcamiento privado para los trabajadores del centro para evitar así la presencia de la prensa que se agolpaba en la entrada.

El turismo abandonó la prisión rápidamente y evitando pararse ante la prensa que esperaba unas posibles declaraciones de Raquel Gago. La agente de la Policía Local llevaba unas gafas de sol oscuras, el mismo abrigo con el que ayer acudió a declarar a la Audiencia Provincial de León y en su cara se apreciaba una ligera sonrisa al recuperar su libertad después de más de ocho meses.

La policía local ingresó en prisión el 16 de mayo, cuatro días después del asesinato de Carrasco  y dos desde que entregara el arma del crimen. La jueza le imputó entonces los tres mismos delitos que a Montserrat y Triana: homicidio, atentado contra la autoridad y tenencia ilegal de armas. Considera la juez que la participación de Gago iba más allás de una mera coincidencia con Triana, que habría depositado en su vehículo el arma del crimen, y ante algunas contradicciones apostaba por su participación activa en el asesinato.

Pero la Audiencia Provincial ha estimado hoy el recurso de la defensa de Gago reconociendo en el auto que no hay pruebas directas que impliquen a la policía local en el crimen, aunque sí un conjunto de "indicios" que no descarta fueran suficiente para una condena de encubrimiento o incluso homicidio pero valora como motivo para su puesta en libertad junto a la ausencia de riesgo de fuga.

Comentarios
Lo más