“Lo más difícil en la preparación de un cóctel es que te quede redondo de sabor”

“Lo más difícil en la preparación de un cóctel es que te quede redondo de sabor”
Preparar un cóctel no es tarea sencilla. Sobre todo si lo que se espera es un resultado adecuado del mismo. Existen variedad de combinaciones y sabores con los cuales llegar a elaborar un buen trago. Pero, antes, hay que cuidar infinidad de detalles como el conocer someramente los sabores que se pueden combinar o cuáles de ellos no. Un punto fundamental, así como las proporciones de los mismos, que finalmente suele quedar adornado con una muy cuidadosa decoración que hará que la bebida también entre por los ojos.

Alberto Aceña, natural de Aranda de Duero pero afincado en Salamanca, bien sabe de ello. La pasada semana estuvo presente en el campeonato de España de cócteles representando a la capital del Tormes donde logró un muy meritorio segundo puesto en Gin Tonic. “Empecé en la hostelería en el lugar de donde soy. Los inicios fueron difíciles porque, por así decirlo, no sabía ni hacer un café”, recuerda para SALAMANCA24HORAS, a la vez que ha destacado la importancia y el valor añadido que le ha ido dando la experiencia y los cursos y ‘masterclass’ que se ha tenido que pagar de su bolsillo para formarse.

 

Salamanca ha sido su ciudad inspiradora para iniciarse en el mundo del coctel. Más en concreto Borja, amigo y uno de los portavoces de los hosteleros de la capital charra. “Siempre que podía venía desde Aranda a visitarle y quedaba maravillado con su forma de trabajar. Siempre quise hacer las cosas que él hacía, trabajar con esa delicadeza con que lo hace y el saber por qué se hacen las cosas”, remarca.

 

Finalmente, esboza a este diario el secreto para hacer un buen cóctel. “La base para hacer un buen cóctel es que te quede redondo. Con ello me refiero a que quede redondo de sabor y que el sabor en boca no tenga picos en ácido o en dulce y que esté totalmente compensado. Además, lograr eso es lo más difícil por las proporciones. Si te vas un mililitro el cóctel ya no sabe igual y a lo mejor ya no estaría perfecto. Aunque tengas un medidor es importante conocer qué y cuánto puedes echar de cada cosa. Y ahora más, que se suele jugar mucho con el picante aunque para gustos los colores”. Todos los cócteles que ha llevado a concurso son de creación personal. Aunque sin desvelar la receta, el suyo dice estar compuesto por ginebra Citadelle, Bleu Curaçao, Cointreau, licor de melón, mango y zumo natural de lima.

 

Una mezcla digna de degustación por los paladares más exquisitos y que le ha valido el reconocimiento como uno de los profesionales a nivel nacional y regional. Sin embargo, su ambición dice llevar a seguir formándose para aprender todavía más del mundo del cóctel y demostrar su buen hacer en más concursos o citas similares. “Por delante tengo el reto de seguir aprendiendo. Hay que leer muchos artículos, ver muchos vídeos, conocer gente… En definitiva, luego coger un poco de todo eso y aplicarlo a tu propio estilo o a tu propia forma”, señala.
Comentarios