Paseo 'perruno' por la villa para concienciar sobre civismo

Paseo 'perruno' por la villa para concienciar sobre civismo
En el marco de la campaña de sensibilización ambiental ‘Menos excrementos’ que está llevando a cabo el Ayuntamiento de Alba de Tormes desde el mes de mayo, el próximo domingo 29 de junio, a las 11 de la mañana, en la Plaza Mayor tendrá lugar una actividad de convivencia cívica denominada ‘Paseo perruno’ en la que los dueños de los animales realizan un itinerario a pie junto con sus mascotas caninas.  De esa forma, recorrerán diferentes lugares de la villa con la intención de promover las conductas cívicas positivas asociadas al disfrute de las mascotas en un contexto de convivencia con el resto de los ciudadanos.

La campaña pone especial énfasis en promulgar aquellos gestos que mantienen las calles limpias de deposiciones caninas, como son la recogida con bolsa o el control de la mascota con la correa. Por otra parte  el paseo incentiva la realización de una actividad saludable a la vez que permite disfrutar de la compañía de estos animales. Para esta actividad se contará con la colaboración de la Fundación Luna.

Este mismo día a las 15 horas se podrá disfrutar en la Plaza Mayor de un pincho solidario y una Jornada de adopción organizada por la propia Fundación junto con la colaboración del Ayuntamiento. Al mismo tiempo, los dueños de perros y sus mascotas tendrán la oportunidad de participar en una actividad muy original e inédita en Alba de Tormes, un photocall perruno.

La campaña ha incluido, además, actividades de divulgación mediante señalización y trípticos a pie de calle de manera continuada, la colocación de un stand informativo o la entrega de un obsequio  para los dueños de perro como cajitas con bolsas para recoger excrementos. 

La iniciativa pretende sensibilizar sobre la importancia de no abandonar las defecaciones de los perros en la calle; concienciar sobre los efectos negativos (impacto  visual,  salubridad y conciencia cívica) que tienen los excrementos de perro abandonados  en la vía pública;  promover la recogida de los excrementos por parte de los dueños, fomentar y valorar las buenas conductas de los propietarios que sí recogen las deyecciones de sus perros, valorar  el civismo y el respeto a los demás ciudadanos con los que se comparte un espacio público; promover actividades de convivencia ciudadanos-perros para inculcar una conducta de respeto mutuo y de interés por compartir un mismo espacio, que es de todos, la calle; también generar una empatía de manera recíproca entre dueños de perros y resto de los ciudadanos e intercambiar experiencias positivas para comprender mejor las diferentes situaciones que deben llevarse a cabo para mejorar la convivencia.

 
 
 
Comentarios