Los vecinos de Vistalegre no descartan movilizarse para evitar el "caos" de la llegada del mercadillo

Los vecinos de Vistalegre no descartan movilizarse para evitar el "caos" de la llegada del mercadillo
Christoph Strieder asegura que la ubicación "no se va a mover", pero admite negociar para "compaginar los intereses de los vecinos, de los comerciantes y de la ciudad". El equipo de gobierno y los no adscritos bloquearon la moción presentada por el grupo popular para cambiar el destino de los puestos

Los vecinos de Vistalegre y de los nuevos chalés que se van a construir en la zona donde se ubicará el mercadillo no descartan llevar a cabo movilizaciones si los responsables municipales no tienen en cuenta sus reclamaciones: "No piensan en el barrio", ha indicado la representante de los afectados, Dolores Prieto, que ha lamentado la falta de comunicación con el concejal, Christoph Strieder.

En ese sentido, Prieto ha indicado que el edil "no ve las dificultades" que va a generar para los vecinos la instalación de los puestos, se ha preguntado quién se encargará de la limpieza de las parcelas "abiertas y sin vallar" que no son de propiedad municipal y se ha solidarizado con los propietarios de los nuevos chalés que van a construirse al pie del nuevo mercadillo.

La representante de estos vecinos, Leticia López, ha lamentado que el Ayuntamiento ni siquiera les ha dado traslado de los expedientes. En este punto, ha aclarado que las obras de sus nuevas viviendas podrían tener que estar paradas durante los martes del mercadillo y ha expresado sus dudas acerca de la posibilidad de que los coches puedan entrar y salir de sus garajes en estas jornadas dada la cercanía de los puestos.

Por su parte, Christoph Strieder ha asegurado que la ubicación del mercadillo "no se va a mover" y ha recordado que, en su día, "no hubo propuesta alternativa". Aun así, se ha mostrado predispuesto al diálogo y ha apelado a la flexibilidad para "compaginar los intereses de los vecinos, los comerciantes y la ciudad". "Nos tenemos que reunir con tranquilidad y con buena voluntad", ha explicado el concejal del área.

Asimismo, Strieder ha aseverado que "se pueden reubicar algunos puestos" y ha insistido en que se debe "buscar una solución" a todos los problemas que puedan ir surgiendo una vez se inicie la actividad del mercadillo: "No me atrevo a decir si será el 14 o el 21 de febrero", ha subrayado el edil de IU.

Antes, durante el Pleno celebrado este martes, el equipo de gobierno y los no adscritos habían bloqueado, con su voto en contra, la moción del grupo popular para solicitar un cambio de ubicación del mercadillo. Mientras duró la exposición de San Damián en este punto, los afectados mostraron carteles con sus reivindicaciones en dirección a los concejales.

Comentarios