La prueba del sida, en solo veinte minutos

La prueba del sida, en solo veinte minutos

Por ello, el Comité Antisida, así como alguna farmacia se dedican a realizar una prueba para conocer si se es portador del VIH. Esta es de apenas veinte minutos y permite detectar precozmente la enfermedad con las ventajas que esto tiene para la propia persona y para el resto, ya que tiene un alto riesgo de contagio. 

De hecho, ese es el principal problema que surge en los primeros días de ser contagiado, cuando hay más cantidad de virus por mililitro de sangre. Estos llegan a ser de, incluso, dos o tres millones reduciéndose a cincuenta con el paso del tiempo. Por eso es una prioridad la realización de las pruebas por varias vertientes. La primera es que los tratamientos funcionan muy bien cuanto antes se detecte y porque una persona en tratamiento es muy difícil que contagie. “Quien realmente está contagiando es quien no lo sabe”, comenta Carlos Rodrigo.

La prueba consiste en recoger fluidos orales para introducirlos en un reactivo que te dirá en apenas veinte minutos tu estado. La misma es cien por cien fiable siempre que sea negativa y no se haya bebido, comido o fumado en la media hora anterior, así como si no se han realizado prácticas de riesgo en los tres meses anteriores a la prueba. En el caso de que fuera positiva, en cambio, habría que realizar otras pruebas más exhaustivas para confirmarlo.

Se puede realizar esta de lunes a jueves en el local del Comité Antisida sin necesidad de cita previa. También en tres farmacias como la de la plaza de Bretón, 10; avenida de Villamayor, 28; y Federico Anaya, 43. En dichas pruebas se localizaron el año pasado 24 diagnósticos nuevos, de los que el 60% eran menores de 30 años. “Sabemos que la información llega pero no basta para cambiar las conductas”, afirma Carlos Rodrigo.

Otra de las cuestiones en las que se centra esta campaña de aproximación y prevención es en hacer concienciar a la gente de que cualquiera puede contraer la enfermedad a pesar de que todavía la propia palabra contenga en sí misma la sensación de que solo puede afectar a cierto tipo de personas como los homosexuales o los heroinómanos. El Comité Antisida se marca como un gran reto, de hecho, el hacer saber que los hombres heterosexuales de mediana edad que también pueden contraerlo. Lo que sí es cierto es que tienen menor probabilidad que la mujer por el mero hecho de la dirección de los fluidos. También es importante, recuerdan, realizarse la prueba si se ha mantenido relaciones sexuales con tres personas diferentes en el mismo año. 

La detección precoz, la asignatura pendiente

La detección precoz es, como en el resto de enfermedades, imprescindible para el futuro del afectado y, sin embargo, los castellanoleoneses tienen un claro suspenso en este aspecto. Si la mayor información y concienciación de la sociedad está provocando una menor incidencia de portadores de VIH y de enfermos de sida, el porcentaje no deja de crecer en cuanto a un diagnóstico cada vez más tardío. 

Para diferenciar entre precocidad y tardanza se utilizan los criterios del CDC, que considera a los primeros, aquellos que se producen antes de contraer propiamente dicho la enfermedad, es decir, la que se produce al menos un año antes del diagnóstico del sida, mientras que el tardío se produce durante el mismo año o después

En este sentido, el porcentaje de casos de sida con un diagnóstico tardío de la infección VIH ha seguido una tendencia creciente. En 1994 era del 27,02% mientras que en 2004 subió mínimamente hasta el 29,58% hasta que en el último año, en 2014, más de la mitad, el 60% llevaba de media unos diez años infectados sin saberlo, que es el periodo medio de incubación del sida una vez contraído el virus de la inmunodeficiencia humana.

Esta, aunque muy amplia, ha descendido con respecto a 2013 y 2012, superior en ambos años al último. 2010 y 2011, por su parte, fueron similares. De hecho, en 2013 se llegó al récord en este aspecto situándose en 74,07%, por encima del 65,52% de 2012. 

Esto indica el número de personas diagnosticadas anualmente que no son conscientes de estar infectadas con el VIH en el momento del diagnóstico de sida, detectándose al mismo tiempo. Es decir, que a pesar de los grandes avances en el abordaje de la infección, existe una importante proporción de personas afectadas que no se benefician de los tratamientos actuales y de las ventajas del diagnóstico precoz en termino de ganancia en calidad de vida, además de la prevención de la trasmisión a otras personas.

Respecto al grupo de riesgo y en el total de los casos, el 66,22 % cuyo comportamiento de riesgo es relaciones homosexuales/bisexuales se les diagnostica a la vez sida y VIH, mientras que la proporción es menor para los heterosexuales, situándose la misma en el 58,72%.

Comentarios
Lo más