La Iglesia de Salamanca impulsa un nuevo proyecto para la inclusión de las personas con enfermedad mental

La Iglesia de Salamanca impulsa un nuevo proyecto para la inclusión de las personas con enfermedad mental

La Iglesia de Salamanca, en el marco de la Asamblea Diocesana, ha impulsado el proyecto Ranquines con el que se pretende ayudar a las personas con enfermedad mental en situación de exclusión social, un proyecto pionero en el que han colaborado nueve entidades eclesiales como Cáritas, los Paúles, la Diócesis de Salamanca, las Esclavas del Sagrado Corazón de Jesús, las Hermanas de Nuestra Señora de la Consolación, las Hijas de la Caridad, la parroquia El Milagro de San José, las Religiosas de los Sagrados Corazones y las Jesuitinas. 

De esta manera, en el Año de la Misericordia, el proyecto se plantea en torno a tres ámbitos. El primero es la creación de un Centro de Día con capacidad máxima para 30 personas, ubicada en los Padres Paúles, que pueda ofrecer apoyo psicosocial y servicios complementarios para la cobertura de necesidades básicas vitales. El principal objetivo de este sería la creación de relaciones a través de diversos talleres abiertos también para personas con enfermedad mental que no están en situación de exclusión social.

En este Centro de Día se realizarían diferentes tipos de talleres de diferentes tipos para primar las relaciones, pero también otros con usos terapéuticos, para la creación de habilidades sociales, para tener una vida autónoma u otros ocupacionales con vistas a una posible inserción laboral. Además, también se llevarían a cabo talleres de manualidades, para trabajar el ocio y las habilidades, así como, además, para apoyo familiar. El Centro contará con un psicólogo, dos monitores de talleres y dos trabajadores sociales y su apertura será de 9:30 a 18 horas.

El misionero paúl, Francisco Berbegal, recalcó, asimismo, la necesidad de contar con voluntarios y de trabajar con profesionales externos. En este sentido, la idea ya surge con la colaboración del Departamento de Psiquiatría del Sacyl para ayudar a formar a los profesionales que participen de este nuevo proyecto. 

Una segunda fase sería la apertura de pisos de inserción, los que más favorecen a la inclusión social, según comentó Berbegal. Estos estarían compartidos por varias personas, aunque también existe la posibilidad de que sean para personas solas o para otras con menores a su cargo o parejas. Se trataría de conseguir vivienda permanente, de ofrecer acompañamiento en las actividades cotidianas o de brindar apoyo psico-social. 

Sin embargo, también se crearía una mini residencia, como un lugar temporal antes de acudir a los pisos de inserción o para personas con una situación de enfermedad avanzada. En esta se produciría un entrenamiento en las actividades cotidianas, acompañamiento en los procesos personales, así como brindar apoyo psico-social a aquellas personas que no puedan vivir con la autonomía necesaria para gestionar un piso. 

El proyecto se encuentra en sus inicios y se cuenta con dos proyectos de obra, que sitúan el Centro de Día en dos espacios diferentes de los ofrecidos por la Congregración de la Misión en los Padres Paúles. Ellos mismos asumirán el coste de las obras, y el resto de entidades el presupuesto de funcionamiento del Centro de Día. A esto se sumará una iniciativa diocesana de una colecta de este domingo 25 de septiembre en todas las eucaristías que irá destinada para el proyecto. El objetivo es que en el verano de 2017 esté en pleno funcionamiento.

Asamblea Diocesana

La Asamblea Diocesana culminará el próximo 8 de octubre en el Santuario de Nuestra Señora de la Peña de Francia después de dos años en las que ha tenido distintas fases. El pasado 15 de septiembre comenzaron las sesiones finales en las que 236 delegados están trabajando sobre un borrador en el que se recogen las propuestas para la renovación que necesita la Diócesis de Salamanca para los próximos años, formulados a lo largo de los dos cursos pastorales por cerca de dos mil personas inscritas en los 229 grupos de asamblea. 

El objetivo de la Asamblea es la renovación de la Iglesia en Salamanca en torno a la renovación espiritual, pastroales y de personas, comunidades y estructuras de manera que sea más cercana a los problemas reales de la sociedad actual. Para llevarla a cabo se establecieron tres Comisiones de Asamblea integradas cada una por diez miembros y presididads por un sacerdote, un laico y una religiosa. 

También se ha pretendido realizar una Asamblea en la calle a través de diversos encuentros de oración programados por la Comisión Plenaria. Entre estos se encuentra vigilias de oración en los arciprestazgos de la ciudad y en el ámbito rural o con tiendas del encuetnro en la parroquia El Carmen y en la Iglesias de las Esclavas, donde se expone el Santísimo Sacramento para la oración por la Asamblea y las necesidades del mundo. Estas tiendas volverán a abrirse los días 24 de septiembre y 1 de octubre de 10 a 19 horas. 

Estos mismos días volverán a instalarse, asimismo, dos mesas informativas en la plaza de los Bandos y en la plaza del Liceo donde se dará a conocer a la sociedad salmantina el camino de reforma iniciado en la Diócesis de Salamanca con la Asamblea y los proyectos que van a impulsarse en el marco de ella entre el que se encuentra en 'Ranquines' y otro de microcréditos para mujeres emprendedoras en Nigeria, amparado este por Manos Unidas. 

Comentarios
Lo más