El discurso de un hombre de Estado

El discurso de un hombre de Estado

A los que sólo conocen al líder del PSOE, Pedro Sánchez, de cuatro cortes de los discursos por televisión se han formado una opinión, a su medida, de la personalidad de este joven político. El argumento que manejaba el otro día un amigo mío en la discusión que tuvimos sobre su formación me decía: “tengo la impresión de que es un bachiller en economía”. Puestas así las cosas creo que no hay necesidad de explicación alguna, te has creado una opinión de una estructura de sentimientos, un edificio hecho de emociones, pero es una cuestión susceptible de ser probada. Yo de lo que me dices me quedo preocupado por tu forma de adquirir convicciones, porque tiene más relación con las creencias personales próximas a la fe religiosa, sin cautelas ni método científico alguno, una opinión que tú debes meditar más detenidamente porque perteneces al mundo científico.

Tú no estuviste en el polideportivo “Magariños” de Madrid el día que explicó su programa electoral. –Le dije-.  En mi opinión se trata de uno de los mejores discursos que se han pronunciado desde que se aprobara nuestra Constitución. Sólo un refinado hombre de Estado puede hablar con la seguridad que habló él. Cuando expuso sus convicciones sobre la verdadera misión de la Universidad se congratuló de la excelente preparación que reciben los muchachos, muchos de los mejores físicos, matemáticos e ingenieros que salen de ella están fuera de España y su plan es recuperarlos, cuanto antes mejor. Ningún país puede ofrecer una especie de vacío a los hombres egresados de la universidad y menos a los que salen rodeados de brillo.

He examinado con atención todo lo que dijo, se ve con claridad que parte del convencimiento de que el hombre, aun en las situaciones más difíciles, es capaz de hacer grandes esfuerzos cuando tiene por delante un horizonte que le da sentido a la vida. Por eso no expuso un programa dogmático, invitaba a los españoles a realizar un proyecto dignificador, sentir que la más alta Autoridad del Gobierno tiene en cuenta a cada uno de los ciudadanos y que puedes experimentar por ti mismo que formas parte de una idea honorable, que eso lo consideraba mérito suficiente para alcanzar el éxito. 

Yo estaba incómodamente sentado en un banco y pensaba, parece imposible que en la situación de desorden a la que nos ha conducido el Presidente Rajoy, los españoles hayamos tenido la suerte de descubrir a un hombre con cualidades realmente humanas, capaz de oír las voces de los más débiles, escuchar el lamento angustiado de los que están privados de casi todo sin tener, siquiera el consuelo de se puede revertir la situación. “Eso no ocurrirá  si confiamos en el proyecto que tiene el PSOE para los españoles”.

Ahora nos encontramos en la posición de tener que decidir sobre cuestiones que afectarán a nuestra vida, pero sin una base de conocimiento adecuada. Así pues, tenemos a alguien que tiene un proyecto para mejorar la calidad de vida de todos y fundamentalmente de los que más lo necesitan.

 

Comentarios
Lo más