Una presencia policial que no evita el narcotráfico

Una presencia policial que no evita el narcotráfico

“¿Cómo es posible que en un barrio de 1.000 personas no se encuentren soluciones al tráfico de drogas, a la armas y a los conflictos?”, afirman desde el movimiento vecinal, a lo que añaden que es totalmente inexplicable que desde el punto de vista policial no se haya actuado ya en las viviendas en las que saben que existe el narcotráfico.

En este sentido, si bien reconocen que la presencia policial en el barrio es alta –no hay ya una patrulla de forma permanente, como sucedió tras los tiroteos del mes de enero de 2014-, aseguran que es evidente que no evita la presencia de droga, a lo que añaden que “por muchos datos que nos den, hay la misma droga de siempre”.

El resumen del año es claro, y es que pese a que no se ha registrado ningún conflicto grave como los tiroteos acaecidos el 11 y 27 de enero de 2014, la situación no solo no es igual, sino “incluso peor”, como afirman los propios vecinos, que ven mermadas sus fuerzas por el paso del tiempo sin el aporte de soluciones definitivas para lograr lo que siempre han deseado, una convivencia normalizada en su propio barrio.

 

 

 

Comentarios
Lo más