Twitter se convierte en la plataforma para bombardear a parados con estafas laborales

Twitter se convierte en la plataforma para bombardear a parados con estafas laborales
Las redes sociales se han convertido en una importante herramienta para la búsqueda de trabajo gracias a la mayor difusión de perfiles y contactos. Sin embargo, son también la plataforma preferida por los estafadores, dado su anonimato. La crisis económica está provocando que cada vez haya más personas que intentan aprovecharse de la situación de desesperación personal en que se encuentran quienes no encuentran un trabajo. Twitter se ha convertido en la plataforma para bombardear a los desempleados con estafas laborales.

El caso más reciente lo denuncia Facua-Consumidores en Acción, que ha detectado tres populares perfiles de esta red social dedicados a ofertas de empleo que en realidad esconden un negocio fraudulento por el que instan a llamar a líneas 806 que cuestan hasta 1,57 euros por minuto. Se trata de las cuentas de Twitter @alertasempleo (con 97.000 seguidores), @AlertasTrabajo (44.000 seguidores) y @AyudaExperta (35.000 seguidores). Sus responsables contactan con usuarios que siguen estas cuentas y las mencionan o se dirigen a ellas. Así, les envían mensajes privados como: "¿Dime #zona y de qué #tema(s) buscas trabajo? Aparte, si quieres informarte de algún curso dime tu teléfono y te contacta la coordinadora". Remiten a un móvil donde salta una locución que insta a llamar a un 806.

Facua ha comprobado cómo al facilitar un número de teléfono, la supuesta coordinadora nunca llama y lo que el usuario recibe es otro mensaje privado en su cuenta de Twitter donde se le pide que envíe un correo electrónico a una determinada dirección, con el objetivo de proporcionarle a la víctima una línea de móvil que presentan como "el teléfono del Orientador Laboral", "para ayudarle a concertar entrevistas de trabajo de forma personalizada".

Al llamar al teléfono móvil indicado, una locución remite a un número de tarificación adicional e insiste en la necesidad de ponerse en contacto por esta vía: "para ser atendido personalmente en este momento llame al ochenta, seis cuatro tres, treinta y dos, cuarenta. Le repito el número. […] No deje ningún mensaje a que no podemos procesarlos. Llame al número que le acabo de indicar […]", indica. El teléfono se facilita intentando disimular que se trata de un prefijo 806. 

El objetivo de las empresas que hay detrás de estos teléfonos es mantener al usuario el mayor tiempo posible en conversación. Si consiguen entretener treinta minutos al usuario, el tiempo máximo que pueden durar estas llamadas, haciéndole preguntas sobre su currículum y disponibilidad, su precio alcanzará 36,30 euros si se llama desde un teléfono fijo y 47,10 euros al  hacerlo desde un móvil (IVA incluido).  Las llamadas a las líneas con prefijos 803, 806 y 807 varían su precio en función no sólo de la duración, sino de la cuarta cifra de los teléfonos. La llamada al citado teléfono 806, de tarificación adicional, tiene un precio de 1,21 euros por minuto si se llama desde fijo y 1,57 euros/minuto al llamar desde móvil.

Comentarios