FÚTBOL - SEGUNDA DIVISIÓN B

Xavi Álvarez, preparador de porteros del Guijuelo: “No había sentido algo como correr la Maratón de NY en mi vida”

Xavi Álvarez, preparador de porteros del Guijuelo: “No había sentido algo como correr la Maratón de NY en mi vida”

Recorrió junto a su hermano los más de 42 kilómetros este pasado domingo, y destacó el respeto que sienten los americanos por la carrera y por su himno

Xavi Álvarez es el preparador de porteros del Guijuelo. Pero el pasado domingo no se encontraba en Navalcarnero con el equipo, sino que estaba en Nueva York. Y es que, además de entrar a Kike Royo para mantener uno de los mejores registros defensivos de toda la Segunda B, Xavi también es runner.

Por ello, este pasado fin de semana decidió correr la Maratón de Nueva York con su hermano. Xavi explica a SALAMANCA24HORAS que no había sentido algo así en su vida, y que se quedó alucinado después de vivir esta maravillosa experiencia.

Experiencia. “Fui con mi hermano. Nos levantamos a las 4:30 horas y a las 5:30 estábamos cogiendo un autobús en la Quinta Avenida, en la Gran Biblioteca Nacional, y de allí nos llevaron al puente de salida, en Staten Island. Estuvimos cuatro horas esperando, desde las 6 hasta las 9:50 horas, que comenzó nuestra carrera.”

Carrera. “Salimos en el primer cajón. Una pasada el ambiente, como el respeto al himno cuando lo cantaron. Un silencio bestial mientras una chica cantaba el himno de los Estados Unidos. Y acto seguido, dos cañonazos y salimos a correr.”

Recorrido. “Muy bonito, pasando por los cinco barrios de Nueva York. Una pasada. El ambiente en todo momento espectacular. En todas las calles todo el rato animando gente. Y al vernos con la camiseta de España recibimos miles y miles de aplausos y de ánimos… Vamos, no había sentido algo así en mi vida. Todo el rato gritos de ‘¡Viva España! ¡Vamos españoles!’ Fue algo muy bonito, porque era por parte de todo el mundo. Como españoles que había animando, que se desgarraban la voz con nosotros, como gente de otros países al vernos con la camiseta de España nos animaba. Una pasada.”

Dificultad. “Y nada. Muy bien la carrera. Empezando picando hacia arriba el primer kilómetro, y después ya tuvimos 12 o 13 kilómetros continuaditos bastante rápidos, que se hacían muy bien. Volvía a tener un repecho pasando Brooklyn y luego volvimos a correr bastante ligeros, hasta el puente de Queens. Y a partir de ese puente fue bastante duro, el kilómetro 25 o así. Y dimos paso a la Primera Avenida, que corrimos un poco motivados porque ahí teníamos referencia de nuestras novias, que nos estaban esperando. Y paramos un segundito a verlas, a darles un beso y hacer una carantoña a las sobrina (y mi hermano a su hija, claro).”

Espectáculo. “Continuamos bastante fuerte por la Primera Avenida y seguimos todo recto hasta el kilómetro 30 que nos llevaba a Harlem y al barrio del Bronx. También espectacular el ambiente que había por esas calles. La gente gritando, animadores, orquestas… Tenían en cada barrio como un concierto diferente con buenos cantantes y buenos equipos de música, escenarios… Espectacular. Vamos, que no deparan en gastos estos americanos, son superexagerados para todo. Una gozada.”

Final. “De allí, desde el Bronx, volvimos hacia Central Park por la Quinta Avenida y ese último tramo, el kilómetro 35 en adelante, cuesta arriba con toda la fatiga acumulada pica mogollón, escuece un montón y la gente va muy, muy cansada. Y a partir del kilómetro 38 entras en Central Park y recorres los cuatro últimos por allí. Y allí también, en el kilómetro 39, volvimos a ver a nuestras chicas. Nos dejaron un móvil para poder entrar en meta con él y así grabar la entrada triunfal que está en las redes sociales.”

Últimos kilómetros. “A falta de dos kilómetros una valla entera de banderas españolas, que habría unos 50 españoles, que ahí nos empezaron a aporrear en las vallas, animándonos, y nos vinimos arriba. De lo cansados que estábamos sacamos fuerza de sus ánimos y volvimos a correr superfuerte aunque picara para arriba y llegamos lo más fuerte posibles a meta.”

Valoración. “Fue un disfrute bestial. Algo inimaginable. Y el trato de la gente una vez que te ponen la medalla y te dan la enhorabuena, como la Policía por las calles. Todos te felicitan, te tratan como si fueras un superhéroe. Suena a flipado, pero es así. El trato de los policías preguntándote qué tal por otras calles, llegas al hotel y lo primero que hace toda la recepción es aplaudirte… Cuando hemos vuelto en el avión lo primero que han hecho en el mostrador de allí de Iberia es aplaudirte porque eres un ‘finisher’ de la maratón… Estos americanos, la verdad, que para esto, no hay mejor público. Chapó por ellos e infinitamente agradecido.” 


WhatsAppImage20171106at23.36.12

Comentarios