Las ventas en juegos de la ONCE disminuyen más de un diez por ciento

Las ventas en juegos de la ONCE disminuyen más de un diez por ciento
Un nuevo impuesto supone un gravamen del 20% para los premios en loterías que superen los 2.500 euros. Los efectos en su primer semestre de aplicación, unido a la crisis, está frenando el gasto de los ciudadanos en juegos de azar, pues consideran que el premio al final es escaso. Así lo perciben loteros y vendedores de la ONCE, con descensos del 10% en la venta de décimos.
 
El auge de los juegos de azar y de las casas de apuestas en línea está contribuyendo al rejuvenecimiento del rostro de la ludopatía, a pesar de que las máquinas tragamonedas siguen siendo el principal gancho de las personas diagnosticadas con adicción al juego. De modo que si hace dos décadas el perfil del ludópata era el de un varón casado, de entre 35 y 43 años, con un tiempo de juego de más de diez años y un gasto medio de entre 30.000 y 40.000 euros, en la actualidad es el de un soltero de entre 18 y 23 años, con un tiempo de juego de menos de un año y un gasto menor a 6.000 euros.
Comentarios
Lo más