Hergar Camelot alevín A

Hergar Camelot alevín A

El alevín A del Hergar Camelot ha conseguido salvar una temporada de muchos cambios. Ya comenzó con un nuevo equipo técnico por lo que el objetivo fue muy difuso desde el principio. Lo único seguro era que se iba a seguir formando a los chicos para llegar lo más arriba que se pudiera, siempre desde el aprendizaje que también valiera ya para el fútbol 11.

Así, la temporada comenzó enfrentando al equipo contra los más fuertes de la categoría, los que a la postre quedarían en los puestos altos. Esto ya marcaría el futuro deportivo del conjunto que no pudo sumar más de seis puntos en los cinco primeros partidos. Fue ahí cuando empezó una racha positiva que llevó al alevín A a no caer durante siete encuentros consecutivos que dejó al equipo sexto en la primera vuelta.

Ese puesto fue el que se repitió al final de temporada en una segunda vuelta un tanto extraña. El comienzo fue muy malo. De repente el conjunto solo pudo sacar cuatro puntos en los siete siguientes partidos hasta el descanso de Semana Santa.

El parón parece que le sentó bien a los granas. Estos viajaron a Cantabria para disputar un torneo, Isla Cup, que les devolvió la confianza. Tras un buen papel allí, las pilas se recargaron para un final de temporada mucho mejor. Los últimos cinco fueron todo victorias menos una, la de Guijuelo, que acabó segundo y que se perdió por solo un gol de diferencia en un encuentro muy disputado.

El cuerpo técnico se da por satisfecho con el sexto puesto alcanzado si bien consideran que se podría haber luchado más arriba si se hubiera mantenido la dinámica de la primera vuelta. La igualdad reinante entre la mayoría de los equipos ha provocado que pequeños detalles hayan balanceado la clasificación final.

El conjunto está inmerso ahora ya en el cambio del fútbol 7 al 11. Lo primero, por supuesto, es captar jugadores que completen una plantilla de quince jugadores según las necesidades del grupo. Una vez definida la nueva y definitiva ya se comenzaría a trabajar para que la adaptación sea lo más rápido posible, algo que se aminorará por el trabajo de este año y por las dimensiones del Neme, propicias para este cambio tan importante para los futbolistas.

Una vez que se comience la temporada, mejorar la técnica individual y la táctica de equipo será la obsesión de un cuerpo técnico que busca que los jugadores se sigan divirtiendo a través de su propia motivación y autoestima. Esto les dará una madurez necesaria para saber afrontar los partidos y la competición de la mejor manera posible.

De lo que no se atreven todavía es decir cuáles pueden ser los objetivos deportivos reales en su primer año de fútbol 11. La pretensión siempre será máxima aunque, insisten, lo primordial es el aprendizaje en todas las facetas del juego.

La plantilla está formada por Javi y Torres (porteros); Ollero, Calvillo, Jesús y David (defensas); Enrique, Miguel, Rodrigo, Sanse, Diego, Álvaro y Óscar (centrocampistas); Vivas y Álex (delanteros); Javi, Matías y Álvaro (entrenadores).

Comentarios
Lo más