Los sindicatos denuncian el deterioro de las condiciones laborales

Los sindicatos denuncian el deterioro de las condiciones laborales
Emilio Pérez, secretario provincial de CCOO, y Agustín Rodríguez, de UGT, han expuesto sus reivindicaciones ante la situación de las enfermedades profesionales, aprovechando que se conmemora el Día Internacional de la Salud y Seguridad en el Trabajo. 'Reformas sin control, peligro para el trabajador' y 'Ante las enfermedades profesionales que no te engañen' son los lemas con los que resumen su iniciativa. Emilio Pérez ha calificado la reforma laboral de descontrolada, y la considera un peligro para el trabajador que ha provocado un deterioro en la salud laboral. 
 
El compromiso de las mutuas, ha añadido, debería garantizar la salud de los trabajadores. Su labor debería incluir el reconocimiento de una enfermedad profesional, pero a menudo se considera como común. La excusa de ignorar estos casos, es, al contrario de lo que opinan las empresas, perjudicial. Agustín Rodríguez ha explicado que si un trabajador no coge la baja su productividad será menor, ya que no se encuentra en buenas condiciones, y esto a la larga será peor para la empresa que simplemente reconocer la enfermedad laboral. 
 
Como ejemplo, ha mencionado una empresa en la que un trabajador terminó por contagiar una gripe a todos sus compañeros, lo que finalmente se tradujo en una baja masiva, cuando hubiera resultado más sencillo concedérsela desde un primer momento. Además, CCOO y UGT aseguran que la situación es alarmante: en 2013 se han registrado 18 enfermedades profesionales, de las cuales 10 no obtuvieron baja. Algunos de los sectores más afectados son el servicios, la industria, la construcción y el agrario. También han expresado su preocupación por los trabajadores que tratan con amianto, como el Textil del Navazo en Béjar, y en concreto han mencionado la fábrica de cereales Mirat, o empresas como Iberdrola y Qualytel. 
 
Un material especialmente delicado es el piroleno, debido al riesgo de cáncer. Los datos muestran que la siniestralidad laboral ha descendido, pero se trata de casos de accidentabilidad sin bajas. Ha habido 723 bajas por accidente en 2012, y 559 en 2013, pero hay que tener en cuenta que el descenso de trabajadores ha sido notable. Esto se traduce en 164 bajas menos. Las estadísticas muestran más de 37.000 parados, sin incluir a los jóvenes que se han visto obligados a emigrar al extranjero, y que cada vez lo hacen antes. “No hay luz al final del túnel, todavía no se ha tocado fondo”, han sentenciado los secretarios de UGT y CCOO.
Comentarios
Lo más