Gente de más edad, formada y motivada por la necesidad, nuevo perfil de las academias

Gente de más edad, formada y motivada por la necesidad, nuevo perfil de las academias
El incremento en los últimos años de parados, unido a los que ya lo estaban y a aquellos que terminan su formación y no encuentran la manera de acceder al mercado laboral, ponen a prueba la imaginación, la persistencia y la paciencia de muchos. SALAMANCA24HORAS ha querido conocer de primera mano qué tipo de formación es la que los ciudadanos demandan a las academias y cuáles son sus perfiles. Para ello, este diario se ha acercado hasta una de las academias con más trayectoria en la ciudad, con 31 años de experiencia recibidos por el director, Juan Vicente Pérez. 

Desde Darwin,  Juan Vicente asegura que la reducción de la oferta pública de plazas sí que ha afectado a modo de reducción en el número de opositores que optan por prepararse en academias, sin embargo, y como elemento que contrarresta este descenso, la escasez de trabajo en la calle, impulsa a muchos a formarse para prepararse a plazas públicas. 

La experiencia de Juan Vicente, permite comparar la situación actual con años atrás, y señaló cómo en los años ochenta, “pudo más el buscar trabajo que la crisis”, afirmó, recordando que contaron por aquella época con cientos de alumnos. En relación a qué ha cambiado de como se desarrolló ese periodo de hace treinta años al momento actual, “habría que preguntárselo a los políticos”, pero también considera un factor clave que los jóvenes cada vez son más “autodidactas”. 

Gente con más estudios y procedentes del mercado laboral

Respecto al número de plazas, asegura que las que más se han mantenido dentro del contexto de recortes son las de Policía Nacional, Guardia Civil y Policía Local, experimentando las dos primeras un descenso en los últimos cuatro años. Respecto al cuerpo de la Policía Local, Juan Vicente explicó que lejos de lo que muchos creen, hay incluso más plazas ofertadas para esta que para la Nacional “si se suman todas las plazas ofertadas en todo el territorio ascienden a unas 2.000, lo que deja una media de 18 por provincia”. 

El perfil de los nuevos opositores incluye personas que van desde los 22-23 años hasta más de los 30. “Hay más gente, en torno a un 40 o 50% de personas que acuden por necesidad”. Muchos de ellos, ya han pasado por el mercado laboral y el paro los ha llevado a prepararse para estas plazas públicas siendo un número importante también el de aquellos que vienen con una formación de alto nivel, explicó Juan Vicente. 

 
El auge de la formación profesional

Los ciclos formativos son cada vez más una elección para muchos;  la percepción de que ofrecen mejores salidas laborales acerca a un gran número de personas a este tipo de estudios.  Aunque sean casos concretos y no muy numerosos, Juan Vicente asegura que hay mucha gente que está acudiendo para obtener títulos de este tipo de formación pese a tener estudios superiores, “incluso algún doctor”, confiesa. La escasez de salidas laborales, lleva a muchos a apostar por continuar formándose, aunque sea a través de estudios inferiores a los que ya se poseen, “se están preparando para ciclos formativos porque tienen mejor salida”, afirma. 

Gente ‘mayor’, acude para prepararse para examinarse del título Pruebas Libres para la Obtención del Título Oficial, alejándose así de tener que asistir a institutos evitando lo que para algunos sería una situación incómoda de mezclarse con personas mucho más jóvenes; otros, por facilidad en horarios por motivos personales o laborales. Juan Vicente explicó que desde hace dos años empezaron a impartir formación en este campo y tienen la intención de ampliarlo, en especial en formación sanitaria, “tiene mucha tirada”. 

En general, estos nuevos perfiles de gente más mayor, con experiencias previas profesionales y mayor formación, repercute positivamente a la hora de formarse, “son gente más constante, con más paciencia, no lo dejan con facilidad”, “es una pena que esta gente no tenga acceso a las plazas que había antes”, asegura. 

Respecto al resto de formaciones, son muchos los jóvenes que optan por realizar complementos a sus estudios, en especial estudiantes que tras terminar la universidad realizan cursos de informática con titulaciones como ADE o Empresariales. Respecto al resto de asistentes, los más jóvenes, Juan Vicente asegura que hay un “descenso sensible en el tema cultural”. Las exigencias en colegios e institutos se reducen, cada vez hay más suspensos y “no se quiere aprender, se quiere aprobar los exámenes”. 

Comentarios
Lo más