Alquilar una vivienda en la nieve es un 44% más barato que alojarse en un hotel

Alquilar una vivienda en la nieve es un 44% más barato que alojarse en un hotel

Todo está a punto para dar la bienvenida a una nueva temporada de deportes de invierno. Las estaciones de esquí españolas esperan superar los 5,081 millones de visitantes del año pasado. Además de dar los últimos retoques a las instalaciones, los alojamientos de nieve ultiman los detalles. Según el portal inmobiliario www.pisos.com, el alquiler semanal de una casa cerca de las pistas se sitúa en los 560 euros semanales. La caída frente a la cifra registrada en 2014 es de un -1,75%, cuando la renta semanal era de 570 euros. Además, el coste de este tipo de alquiler arroja una bajada del -3,11% respecto a 2012, cuando una vivienda cerca de las pistas valía 578 euros. Por otro lado, decantarse por esta opción es un 44% más asequible que alojarse en un hotel, donde el gasto medio semanal asciende a 1.008 euros2.

Alojarse en una casa que quede a poca distancia de alguna estación de esquí es una opción muy valorada por los que esperan con ilusión el inicio de la temporada blanca. “Cada vez toman más relevancia aspectos como la privacidad y el sentirse como en casa a la hora de disfrutar de unos días de descanso”, admite Miguel Ángel Alemany, director general de pisos.com, añadiendo que “más allá del ahorro, hay factores cualitativos como la ausencia de unos horarios rígidos de check-in y check-out, así como la posibilidad de emplear zonas comunes como el salón o la cocina”. Por otro lado, “una vivienda turística de nieve tiene una explotación anual de unos cuatro o cinco meses, dependiendo de la cantidad y la calidad de la nieve con la que cuenten las instalaciones”, expone el experto. No obstante, Alemany incide en “la necesidad de regular esta clase de alojamientos con el fin de sacarlos de la economía sumergida y dotarles de seguridad jurídica”.

Los alquileres en cinco zonas suben interanualmente

El Pirineo de Lleida, que alberga puntos de referencia como Baqueira Beret o Boí Taüll, sigue siendo el enclave más caro para pasar unos días practicando esquí. Los inquilinos pagarán 1.080 euros por semana. Los que tengan el presupuesto más ajustado deberán dirigirse este año a las pistas turolenses, donde el alquiler semanal es de 342 euros, un 3,6% más que la pasada temporada. Este porcentaje de subida es el más alto de 2015, y también ha sido registrado por las pistas asturianas, compartiendo podio con Teruel. Cantabria, la cuna de Alto Campoo, es la que más ha caído este año: un -3,6%.

El listado de zonas de esquí que superan los 500 euros de renta semanal lo completan Granada (590 €/semana), donde a los amantes de la nieve les espera Sierra Nevada; Girona (585 €/semana), provincia en la que se hallan estaciones como La Molina o Masella; y Huesca (520 €/semana), en la que esperan enclaves tan importantes como Formigal o Candanchú. Por debajo de los 400, además de Javalambre y Valdelinares, a los esquiadores les recibirán Fuentes de Invierno y Valgrande-Pajares, en Asturias (373 €/semana); y La Pinilla, en Segovia (370 €/semana).

Lleida y Cantabria son las dos únicas provincias donde el alquiler de este tipo de propiedades ha subido con respecto a 2012, un 24,1% y un 7,1%, respectivamente. En cuanto a las mayores caídas, hay cuatro provincias donde se superan los dos dígitos de recorte frente a hace tres años: La Rioja (-14%), Segovia (-12,9%), Teruel (-12,5%) y Asturias (-12,2%).

Comentarios
Lo más