Antonio Jesús Martín: "Estamos yendo hacia sociedad dual de ricos y pobres cada vez más acentuada"

Antonio Jesús Martín: "Estamos yendo hacia sociedad dual de ricos y pobres cada vez más acentuada"

El Congreso sobre Exclusión y Desarrollo Social en España 2014 reunió a más de 300 personas de toda España que trabajan a pie de calle y que conocen la situación real de cada provincia para analizar una realidad nacional que todavía no percibe las bondades que se desprenden de los datos macroeconómicos.

El máximo responsable de Cáritas Diocesana de Zamora expone sin ambages en la primera parte de esta entrevista la tozudez de unas cifras que hacen saltar las alarmas sociales al indicar que el 25% de la población española, cerca de 11,8 millones de personas, se encuentran en situación de exclusión, cinco millones de ellas, en exclusión severa.

El congreso, visto en plan divulgativo, puede ser casi aséptico pero detrás de cada cifra hay una persona que sufre.

Evidentemente. Yo creo que la importancia de este congreso es la presentación del séptimo informe Foessa (Fomento de Estudios Sociales y de Sociología Aplicada). A mí me gusta destacar, porque es una noticia un congreso que tiene su trascendencia en el ámbito no solo nacional sino, incluso, a veces, internacional, porque los estudios de la Fundación Foessa están consolidados, detrás hay un estudio riguroso y serio.

¿Qué trascendencia ha tenido la publicación del estudio?

El otro día comentaba que me sorprende a veces la poca trascendencia que pueden tener noticias de estas en sitios como Zamora al ver desde Madrid las informaciones que salían en Zamora, con alguna referencia muy ligerita en los medios, mientras que en otras provincias la trascendencia que ha tenido este congreso es de mucha importancia como así lo es. Cuando hablamos del informe Foessa, estamos hablando de una fundación que cada seis años presenta un estudio sobre las condiciones de vida pero, sobre todo, sobre la exclusión y el desarrollo social en España y este año se ha presentado el séptimo informe Foessa. Detrás de estos estudios hay 91 investigadores y aproximadamente 30 universidades españolas, así que no estamos hablando de cualquier cosita, sino de un estudio serio y riguroso que se elabora a lo largo de cinco años, es decir, que cuando se concluye uno prácticamente se comienza a preparar el siguiente con una serie de encuestas que prácticamente ningún encuestador, ninguna de las múltiples informes que se hacen tiene ese nivel de encuestas y también cogiendo datos de otras fuentes, como son el Instituto Nacional de Estadística y el Centro de Investigaciones Sociológicas, datos ajenos que permiten contrastar.

Unas 300 personas asistieron a ese congreso, incluidos los representantes de Cáritas.

Asistieron la mayor parte de delegados y directores de Cáritas, la mayoría seglar, y también gente de otras instituciones y de otras entidades vinculadas al tema de sociología y de trabajo social porque la credibilidad y la rigurosidad de este informe es muy seria.

¿Cuáles son las principales conclusiones del Congreso?

La primera conclusión importante es que la pobreza y la desigualdad en España han crecido muchísimo en términos absolutos y en términos relativos en estos años de crisis pero también la desigualdad, incuso en los años de bonanza, tampoco se redujo. Yo creo que es una cuestión muy importante, que estamos yendo hacia una sociedad polarizada, dual, de ricos y pobres, cada vez más acentuada. La segunda es que el informe, en medio de estos datos que destaca, plantea algo importante: Qué modelo de sociedad, cómo salir de la crisis, y apunta perspectivas y posibilidades de cómo superar este intervalo, esta crisis de la que parece que nos quieren sacar pero que estamos en ella.

Nuestros representantes públicos nos dicen que esto va funcionando pero a pie de calle no parece tan clara esa percepción.

Evidentemente. Yo creo que el gran engaño es hablar de cifras macroeconómicas que, por otra parte, poca gente entiende o entendemos, y perder la perspectiva de la realidad. A mí me gusta, en estos casos, hablar de lo que pasa y lo que nos pretenden hacer creer. Parece que se piensa que la crisis ha acabado pero que vamos a ignorar a las víctimas de la crisis y esa es una de las cosas que vamos a padecer. No existen, es decir, todos los que han sido víctimas de la crisis no existen. Por eso es bueno dar algunos datos. En este estudio aparece, por ejemplo, que la población excluida en España representa ya el 25 por ciento: más de 11.746.000 personas y, lo que es más grave, cinco millones se encuentran en exclusión severa.

Decir ‘la crisis ha acabado pero vamos a ignorar a las víctimas de la crisis’ es una manera de definir la realidad que en muy mal lugar a la propia sociedad.

Pues sí. Es triste pero queremos salir de esta crisis de la misma manera que la crisis se produjo. Es decir, pensamos que con una simple recuperación económica de grandes niveles está solucionada y no es verdad. Hay muchas personas, hablamos de cinco millones en exclusión severa, y detrás de cada una de esas personas hay una realidad concreta y son personas que están sufriendo. Al final, lo que se va a producir es la cultura del descarte, del olvido. Si no hablamos de ello, en este mundo en el que vivimos, lo que no se habla y lo que no se sabe, no existe. Por tanto, es triste pero la realidad es esa. Van a pretender o pretenden que nos olvidemos de que estas personas están ahí y, claro, en un conjunto, en una sociedad de 50 millones, pues cinco sí es importante pero pueden pasar desapercibidas mientras no den guerra.

Comentarios
Lo más