La mayoría de las hipotecas exige que el consumidor disponga de unos ingresos mínimos de 1.900 euros de media

La mayoría de las hipotecas exige que el consumidor disponga de unos ingresos mínimos de 1.900 euros de media
Las hipotecas con los diferenciales más bajos del mercado son aún más exigentes, pues requieren unos ingresos mínimos de 2.000 euros para su contratación, lo que deja sin acceso a estas ofertas a la mitad de las familias
 

Los ingresos que exige la banca para contratar una hipoteca cierran la puerta de la financiación a millones de hogares en España. Según un análisis realizado por web del ahorro www.kelisto.es, al menos 8,2 millones de hogares no ganan lo suficiente para acceder a la mayoría de los préstamos (61%) que comercializan los bancos, que requieren unos ingresos mínimos de 1.917 euros de media al mes para su contratación.

La situación se agrava aún más en el caso de las hipotecas que aplican los intereses más económicos: para acceder a ellas, las entidades exigen unas ganancias mínimas mensuales de 2.000 euros3 de media, lo que provoca que 11,2 millones de hogares no puedan contratarlas.

La recuperación del mercado hipotecario se hizo patente a mediados de 2014. A partir de ese momento, el número de hipotecas sobre viviendas volvió a la senda del crecimiento, con aumentos interanuales de más de dos dígitos todos los meses, a excepción de octubre de 2015 y julio y agosto de 2016. Ahora bien, las cifras continúan lejos de las registradas antes de la crisis: hace una década, el importe medio por hipoteca era de 143.405,06 euros. A día de hoy, 109.784,99 euros (23% menos).

“Entre los motivos que explican esas diferencias se encuentra la situación de los propios consumidores. En los últimos 10 años, la tasa de paro ha pasado del 8% al 18% de la población activa y el número de hogares sin ingresos se ha duplicado. Por su parte, el salario más frecuente se ha mantenido sin cambios en la última década teniendo en cuenta la evolución de los precios durante ese mismo período: el salario más habitual ha pasado de 13.504,14 euros brutos al año (1.125,35 euros al mes) a 16.490,8 euros (1.374,23 euros/mes), lo que supone un avance del 22%, el mismo incremento que ha experimentado el IPC durante dicho período. En este contexto de degradación de la situación financiera del consumidor, la banca impone elevadas exigencias para acceder a los préstamos que oferta, sobre todo en lo relacionado con los productos vinculados y los ingresos mínimos”, explica la portavoz de Finanzas Personales de Kelisto.es, Estefanía González.

En lo que respecta a la vinculación que exigen los bancos, todas las entidades (sin excepción) requieren que el cliente contrate varios productos extra si quiere acceder al préstamo en las mejores condiciones posibles. De media, los bancos exigen que se contraten cuatro productos vinculados, aunque se pueden encontrar ofertas que solo piden hacerse con dos, y otras que requieren un total de seis. En lo que prácticamente todas coinciden es en una cosa: el 95,6% condiciona la contratación a que el consumidor domicilie su nómina.

“El hecho de que muchos consumidores no puedan acceder a las ofertas más atractivas obliga, lógicamente, a pagar más intereses por aplazar la compra de una vivienda, pero ese no es el único problema: la limitación de la oferta dificulta que el consumidor pueda comparar y, de esa forma, dar con un buen producto en relación a cuestiones como las comisiones o la vinculación exigida, que pueden suponer un desembolso económico muy importante”, afirma González.

Así, para una hipoteca media en España (109.785 euros a 22 años), un consumidor que pudiera acceder a las mejores hipotecas del mercado empezaría pagando un interés medio del 0,99%, lo que se traduciría en una cuota mensual de 462,95 euros. En cambio, si tuviera que optar solo por las hipotecas disponibles para mileuristas, la situación sería distinta.

Una sola persona que ganara mil euros al mes solo tendría acceso directo a tres hipotecas, que aplican un interés medio del 1,15%, un 16% más que el interés de las ofertas más baratas del mercado. Esto se traduciría en una cuota de 470,87 euros al mes (un 1,7% más que con las hipotecas más baratas, o un total de 2.090,88 euros más a lo largo de toda la vida del préstamo).

En caso de que dos personas que ganaran 1.000 euros (cada una) quisieran acceder a una hipoteca, tendrían a su disposición 14 ofertas, con un interés medio del 1,19%, un 20% más que con las promociones más económicas. Esto se traduciría en una cuota de 472,86 euros al mes, un 2% más que con las ofertas más económicas, o un total de 2.616,24 euros más a lo largo de la vida del préstamo.

Comentarios