“Hay dos Tejares: el familiar y el de la mala fama”

“Hay dos Tejares: el familiar y el de la mala fama”
Los inicios como barrio situado a la orilla sur del Tormes hay que buscarlos en 1963, cuando pasó a formar parte de la población de Salamanca. En ese tiempo el barrio, según cuenta la historia recopilada por Eugenio García Zarza, no llegaba al medio millar de habitantes. Tiempo en el que existía el antiguo puente del ferrocarril además del Santuario de La Salud y una fuente y baños romanos de la Edad Media. Tejares experimentaría con el paso del tiempo y a partir de la invasión francesa el crecimiento demográfico hasta llegar a ser lo que es a día de hoy. Un barrio con vida propia y con todos los servicios cubiertos para ser un ciudadano más de Salamanca lejos de aquellas tierras de labranza y casas ruinosas que lo poblaban.
 
Sin embargo, el barrio no ha perdido esa esencia y lejos de estar compuesto por grandes edificios sus casas bajas y calles estrechas y sinuosas llevan a recordar y a revivir la historia del propio barrio cuando no lo era. Pero con el añadido de infraestructuras propias de un barrio del siglo XXI. Para Gente de Barrio de SALAMANCA24HORAS habla uno de los vecinos que lleva poco tiempo en el barrio pero que se siente como uno más del mismo. Javier Gómez relata a este diario sus orígenes. “Yo he vivido siempre en Garrido, en la casa de mis padres. Después de casarme con mi novia buscamos algún piso barato y cómodo con el que empezar nuestra vida y poder formar una familia y así es como acabamos en Tejares”.
 
“Del barrio no conocía absolutamente nada que lo que sabíamos todos los salamantinos. Tópicos como que es un barrio con mala gente, la droga, etcétera. Pero no es así. Al menos en la zona residencial en la que vivo no. Hay dos Tejares, la tranquila y familiar y la de la mala fama. Yo creo que Tejares es un barrio con sus cosas buenas y sus cosas malas. Como todos”, asegura. Por otra parte, echa en falta “mayor cuidado de las zonas verdes y de vigilancia” y alaba las nuevas obras que ha hecho el Ayuntamiento en el antiguo frontón. En cuanto al futuro, Gómez señala “que Tejares se está convirtiendo en un barrio muy acogedor. Somos muchas las familias jóvenes y eso se nota en el rejuvenecimiento del barrio y que va encaminado a ser más moderno y abierto a todos”.
Comentarios
Lo más