Mucha carne y poco pescado, además de escasas horas de sueño

Mucha carne y poco pescado, además de escasas horas de sueño

Respecto a los tipos de alimentos que ingieren los escolares de esta región, dos de cada tres (67%) consumen carne entre cuatro y siete ocasiones a la semana, aunque los expertos aconsejan hacerlo solo entre una y tres veces. Solo tres de cada diez niños y niñas (29%) toman pescado con la frecuencia recomendada –más de tres veces a la semana-, mientras que únicamente el 9% come verdura en más de siete ocasiones semanales. Además, solo tres de cada diez (28%) consumen fruta con esta frecuencia.

Como advierte González Zorzano, “los hábitos de los escolares españoles se alejan cada vez más de la dieta mediterránea y de muchos de los alimentos que la componen, como el pescado, las frutas y las verduras, el yogur y los frutos secos. En esta dieta, están incluidos todos los grupos de alimentos en las dosis que recomienda la pirámide alimentaria, por lo que aporta la energía y nutrientes necesarios para un correcto desarrollo físico e intelectual. En cambio, es cada vez más frecuente por parte de la población infantil el consumo de carne, dulces y comida rápida”.

Lo mismo sucede en Castilla y León, como confirma el dato de que ocho de cada diez (83%) niños de esta comunidad toman chucherías alguna vez a la semana. También el consumo de comida rápida por parte de la población infantil sigue siendo preocupante en la comunidad castellanoleonesa, donde el 71% de los escolares toma comida rápida al menos una vez al mes, aunque se trata del porcentaje más bajo de todo el país.

Por otra parte, el 96% de los niños no duerme las diez horas diarias recomendadas por los expertos, a pesar de que diversos estudios indican que la falta de horas de sueño puede estar relacionada con el aumento del sobrepeso y la obesidad, además de afectar al rendimiento físico e intelectual.

Además, poco más de la mitad (55%) de los escolares de Castilla y León destina más de dos horas al ejercicio físico, hábito que contribuye a equilibrar el consumo y el gasto energético. El 11% no dedica ni una hora a este tipo de actividades, mientras que uno de cada tres (34%) les destina hasta dos horas a la semana.

Como recalca el doctor Coronel, “la educación y la supervisión de los padres y madres, que deben predicar con el ejemplo, juega un papel fundamental a la hora de lograr que un niño siga una dieta variada y equilibrada”. Sin embargo, solo el 47% de los progenitores castellanoleoneses come habitualmente con sus hijos (diez o más comidas semanales), además de ser los padres, junto con los canarios, que con mayor frecuencia (4%) nunca comen con ellos. Por otro lado, el 6% toma habitualmente algo distinto que sus hijos e hijas a la hora de la comida o la cena, segundo porcentaje más bajo de España.

A la hora de informarse sobre hábitos de alimentación saludable en edad infantil, el 65% de los padres y madres encuestados en Castilla y León asegura acudir al pediatra y dos de cada diez (18%), al médico de Atención Primaria. Internet es la tercera fuente de información preferida (16%), seguida de los familiares o amigos (9%, porcentaje más bajo de España). Por otra parte, el 12% de progenitores castellanoleoneses no considera necesario pedir consejo.

Comentarios