“Aunque parece que no es dinero, todos los meses te descuadran las cuentas”

“Aunque parece que no es dinero, todos los meses te descuadran las cuentas”
A las 7:45 horas, como cada mañana del curso escolar, María Dolores acompaña a su hijo hasta el colegio Juan Jaén para dejarle al cargo del programa Madrugadores. El horario de su trabajo y el de su marido les impide poder llevar al niño a la hora que abre el colegio. Por eso, desde los tres años participa en esta iniciativa de la Junta de Castilla y León que ahora, como consecuencia de la crisis económica, es de pago.

Este curso, tanto el programa Madrugadores como Tardes en el Cole cuesta 25 euros al mes, dejando de ser un servicio gratuito. “Nos viene muy bien a las familias que trabajamos, porque podemos dejar antes a los niños en el colegio, pero ahora, aunque parece que no es dinero, todos los meses te descuadran las cuentas”, explica María Dolores.

Y es que además muchas familias deben dejar también a sus hijos en el comedor escolar, con lo que se incrementan los gastos. “Nos han dicho que es un servicio de comida muy completo”, al precio de 4,86 euros cada día, se es habitual, y 5,11 euros si es en días discontinuos, dieciocho céntimos más que el año pasado. Y sin opción de ‘tupper’, porque en Castilla y León no está permitido que los niños que se quedan a comer lleven sus propios alimentos.

Los gastos se van acumulando, y a los 131 euros al mes que supone dejar a su hijo en el colegio, María Dolores ha tenido que hacer frente a unos 250 euros entre libros y material escolar, teniendo en cuenta que las ayudas han cambiado los baremos “así que nos olvidamos de recibirlas”. Si a ello se suman clases particulares, “estudiar se pone por un pico. Todo se incrementa y nos bajan el sueldo. Otros padres ahora están en el paro y esos veintiocho euros al mes son un esfuerzo importante”.

Comentarios
Lo más