'Calma chicha' en los polémicos pantanos de Carrizo de la Ribera

'Calma chicha' en los polémicos pantanos de Carrizo de la Ribera

Mientras llega el veredicto de la CHD al estudio de impacto ambiental, el 'No a los pantanos' recorre cada rincón del municipio del Alto Órbigo. Balcones con pancartas, pintadas en muros..., la sociedad se ha movilizado realizando intervenciones artísticas, conciertos al aire libre o manifestando su oposición al proyecto en actos de máxima concurrencia como el antruejo de Velilla de la Reina.

Los colectivos movilizados, encabezados por la plataforma, están poniendo su granito de arena para hacer visible la protesta, como la muestra de 'arte público' en el Puente de Hierro, ideada por el artista local Santocildes, en la que colaboraron numerosos vecinos con el fin último de plasmar la oposición a la construcción de los pantanos en el municipio. La acción más mediática se celebró en el puente de la Constitución del pasado mes de diciembre con la manifestación que recorrió las calles de Carrizo de la Ribera.

En el municipio no piensan parar las protestas porque como señalan desde la plataforma, el "estudio de impacto reconoce que no es la solución a los problemas de agua". Los redactores del estudio de regulación adicional de la cuenca del río Órbigo se inclinan por la opción del pantano de Omaña de 200 hectómetros cúbicos; si esta opción fuera viable, "por sí sola sería la actuación que resolvería la problemática de regulación del sistema Órbigo", tanto para la situación actual como para la futura con la inclusión del Páramo Bajo a este sistema de regadío, señalan los técnicos en el estudio ambiental. Pero como la opción del embalse del Omaña no es viable, se han inclinado por la construcción de las dos grandes balsas de La Rial y Los Morales en una primera fase, porque según refleja el estudio, "en una segunda fase sería necesario llevar a cabo otras actuaciones complementarias".

"A los que están en Madrid les importa un bledo Carrizo"

La plataforma ha pedido que la CHD le entregue el acta donde se aprobó que los dos pantanos eran las mejores soluciones y no se lo han dado porque entienden que "no tiene argumentos para decir que ésta es la mejor solución porque no hay trauma humano. Nadie con un centímetro de frente ha dicho nada. A los políticos y los que están Madrid les importa un bledo Carrizo, les han mandado el informe y punto. No tiene ni pies ni cabeza un planteamiento fuera de toda lógica, de toda idoneidad, no tiene fundamento ninguno", argumentan.

Las razones por la que el municipio se muestra "en contra, y sin reservas", de la construcción de estos embalses, se debe al "grave perjuicio" que la construcción de los embalses tendría en una zona que ya es lo suficientemente húmeda por la cercanía del río y que perjudicaría a uno de los productos que más riqueza produce en el municipio, el lúpulo, que está actualmente en plena expansión y crecimiento con la reciente compra de la SAE Fomento de Lúpulo por parte de la compañía internacional Hopsteiner, líder mundial en la comercialización de la planta trepadora.

Entre las alegaciones presentadas por la plataforma destaca una pregunta: ¿qué ocurrirá con las miles de tonealdas del antiguo vertedero de la Mancomunidad del Alto Órbigo que durante 15 años acogió la basura de una población de 7.000 habitantes? El colectivo no entiende cómo el antiguo basurero "se despache" en el estudio de impacto ambiental "con una frase de tres palabras. Resulta al menos sorprendente, sino asombroso, que pase por alto tal situación", en un recinto actualmente sellado en el que además de las toneladas de basura existe un pozo de decantación con "centenares de litros de lixiviados", argumentan en las alegaciones.

Los fríos y enormes datos de ambos embalses

El embalse de La Rial  está planteada para almacenar 20 millones de metros cúbicos de agua procedentes del río Omaña. El llenado deberá realizarse mediante a bombeo cada temporada "durante seis meses las 24 horas al día, a precio de hoy cuesta 500.000 euros cada llenado", explican desde el colectivo. El bombeo deberá realizarse a través del Canal de Carrizo, construido hace más de 60 años para canalizar el agua del Omaña que la toma del azud de Santiago del Molinillo para regar los campos de cultivo de Quitanilla de Sollamas, parte de Llamas, Carrizo, La Milla y Turcia y desemboca en el Barbadiel. "Harán ampliación del azud y con unas bombas llevarán a la coronación del muro", explica la plataforma.

En cuanto a la presa de Los Morales, tampoco se podrá llenar con los aportes de otros cauces, en este caso el agua deberían bombearla desde el canal que parte de Barrios de Luna para abastecer a los habitantes de León y Villadangos del Páramo. El embalse anegará el valle de Los Morales donde se encuentra la 'encinona' un árbol centenario catalogado por la Junta de Castilla y León, y un robledal de 30 hectáreas también catalogado por la Junta. Almacenará  10 millones de metros cúbicos.

¿No hay alguien con dos dedos de frente?

Los valles de La Rial, en Carrizo, y Los Morales, en Villanueva de Carrizo, están separados por muy pocos kilómetros, de tal suerte que de construirse los pantanos, los muros encajonarán a las dos localidades; los de La Rial estarán situados a poco más de un kilómetro de La Milla y la pared de Los Morales se levantará a escasos 600 metros de Villanueva. Para el visitante que recorre por primera vez la 'zona cero' este es uno de los aspectos que más llama la atención: los cierres de las presas estarán muy cerca de importantes núcleos de población. "¿No hay alguien con dos dedos de frente en las alturas que piense un poco?", se preguntan desde la plataforma.

Comentarios
Lo más