Nadie quiere perder el tren de la alta velocidad

Nadie quiere perder el tren de la alta velocidad

El AVE será una realidad en el 2015 para ocho capitales de provincia españolas, entre ellas Zamora. La línea de alta velocidad llegará también a León, Palencia, Burgos, Castellón, Murcia, Cádiz y Granada. Así será si se cumplen los pronósticos realizados por Fomento, que prevé inaugurar una importante cantidad de tramos en los doce próximos meses. El año electoral será, de este modo, el del empujón a una serie de infraestructuras ferroviarias que conectarán distintos puntos estratégicos del país con una mayor celeridad.

Tras los anuncios de Fomento y la publicación de los Presupuestos Generales del Estado para el 2015, con las partidas destinadas a las obras relacionadas con la llegada del AVE, las ciudades incluidas en este plan de la alta velocidad han comenzado a prepararse para la llegada inminente de los nuevos trenes que, en algunos casos, como el de Zamora, permitirán un importante acercamiento a Madrid.

Una de las provincias que más prisa se ha dado a la hora de trazar su estrategia turística es Murcia. Dos de las ciudades que estarán integradas en la línea que conectará la capital del Segura con Alicante, Yecla y Jumilla, han participado en la redacción conjunta de un folleto informativo que incluye los principales atractivos de las localidades y su calendario anual de fiestas. A este proyecto se han adherido también una docena de municipios alicantinos, que ven en la llegada del AVE un filón para la atracción de nuevos visitantes. Este dossier se ha presentado ya en ferias nacionales e internacionales.

En el resto de las ciudades, los dirigentes políticos y los responsables empresariales han hecho también hincapié en la necesidad de aprovechar la línea de alta velocidad para atraer activos económicos a la zona. En Cádiz, la alcaldesa Teófila Martínez ya insistió en su día en "la importancia de estar en el mapa turístico del AVE", mientras que el presidente de la Cámara de Comercio de Palencia, Vicente Villagrá apuntó, hace unas semanas, que la ciudad deberá "fabricar una alfombra roja imaginaria para que lleguen más visitantes y crear paquetes turísticos para prolongar sus estancias". Además, incidió en la pertinencia de "convencer a empresarios para que inviertan".

En consonancia con el resto de responsables del sector privado y público se manifestó hace unos días Alfonso Bataller, el alcalde de Castellón, que ha integrado al Ayuntamiento en una plataforma en la que trabajará, de forma conjunta, con la Cámara de Comercio de la ciudad valenciana para "sacar los máximos beneficios de esta infraestructura". El primer edil destacó "el crecimiento y la competitividad" que les proporcionará el AVE y afirmó que "consolidará a Castellón como destino turístico".

En el caso de Zamora, también se han producido movimientos en este sentido. En noviembre, se hizo pública una reunión entre el presidente de la Diputación, Fernando Martínez-Maíllo, y un grupo de empresarios, un encuentro en el que comenzaron a sentarse las bases de lo que será un proyecto para fomentar la llegada de turistas. En la comparecencia posterior, el responsable popular tendió su mano al sector privado para prestarle su ayuda y reivindicó la necesidad de contar con unas frecuencias adecuadas en la llegada de trenes procedentes de Madrid. Precisamente en la capital del país se llevará a cabo una campaña promocional para ofertar los atractivos de la ciudad y de las distintas comarcas.

Así pues, Zamora y el resto de las ciudades que recibirán al AVE en el 2015 se encuentran ya inmersas en un calendario que desembocará en la llegada de esta infraestructura en los próximos meses. Aprovechar este filón para captar turistas e inversores es el objetivo de todas ellas. Nadie quiere perder el tren de la alta velocidad

Comentarios
Lo más