La Junta distribuye 100.000 guías informativas para ayudar a detectar casos de violencia de género

La Junta distribuye 100.000 guías informativas para ayudar a detectar casos de violencia de género

La Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades ha iniciado la distribución de 100.000 guías informativas y de sensibilización para tratar de ayudar a las víctimas, pero también a su entorno, a identificar las señales de alerta y a detectar de forma temprana un caso de violencia de género.

El objetivo es que el manual sea accesible a todos los ciudadanos y en especial a aquellos colectivos que de una u otra forma están implicados en la lucha contra la violencia de género, ya sea a través de la atención directa o en tareas de sensibilización, para que las mujeres sean conscientes de la situación que están viviendo y pidan ayuda, y para que los familiares, amigos, vecinos, compañeros de trabajo… sepan cómo ayudar a esas mujeres.

Por este motivo, la guía, que se enmarca en el modelo ‘Objetivo Violencia Cero’ que está diseñando la Junta de Castilla y León, se ha comenzado a distribuir entre las corporaciones locales de la Comunidad, entre los profesionales de los Centros de Acción Social (CEAS), entidades del Tercer Sector, del ámbito juvenil, de mujeres, de personas con discapacidad, de personas con problemas de drogadicción, del mundo del deporte, de las universidades de Castilla y León y agentes económicos y sociales, entre otros.

Esta nueva herramienta informativa y de sensibilización es también accesible desde la web de la Junta de Castilla y León, www.jcyl/vg  y ha sido elaborada por la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades con la colaboración de la Universidad de Valladolid, el Consejo de la Juventud, la Casa Escuela Santiago Uno de Salamanca, la Asociación de Mujeres en Igualdad de Palencia, Caritas de Valladolid, la Diputación de Valladolid y la Consejería de Educación. Todos ellos son miembros del grupo de trabajo formado para diseñar el modelo ‘Objetivo Violencia Cero’ y encargado concretamente de buscar estrategias de sensibilización entre la población.

De forma clara, didáctica y con un sencillo lenguaje, el manual hace un recorrido por preguntas básicas sobre qué es la violencia de género, quiénes son las víctimas, qué formas de violencia de género existen, cómo identificar una situación de violencia de género, cómo se puede ayudar a la víctima y dónde se debe acudir.

Así, recuerda que las formas más habituales de violencia de género son la violencia psicológica, que provoca desvalorización y sufrimiento de las mujeres a través de amenazas, insultos, sometimientos, humillaciones o limitación de su libertad, y también la violencia física, entendida como cualquier acto de fuerza contra la mujer con resultado o riesgo de producir lesión física o daño. A estas se suman la violencia sexual, la violencia económica, el tráfico o trata de mujeres y niñas, la violencia originada por la aplicación de tradiciones culturales que atentan contra los derechos humanos, el acoso sexual y el acoso laboral por razón de género.

El manual advierte de que todas estas formas de violencia no aparecen de forma independiente, sino que el maltrato suele ser una combinación de diferentes manifestaciones.

Además, enumera situaciones frecuentes que permiten a la víctima y al entorno reconocer si detrás se esconde un caso de maltrato, como que se prohíba salir de casa sin permiso, si se burla en público de sus opiniones, si habla de ella de manera autoritaria, si culpa a su pareja de ser infiel sin motivo, si insulta, amenaza, chantajea o menosprecia a la mujer, si le controla las llamadas, mensajes y correos electrónicos, le impide disponer de dinero suficiente, le empuja durante las discusiones o le obliga a tener relaciones sexuales contra su voluntad. Ante la mínima sospecha, la guía recomienda que el caso sea puesto en conocimiento de un profesional.

¿Cómo ayudar a la víctima?

El manual da una serie de pautas sobre cómo ayudar a la víctima. En primer lugar, recomienda que se crea a la mujer, ya que a la víctima le resulta muy difícil atreverse a hablar y frustrante cuando no la creen. En segundo lugar, se le puede ayudar escuchando con comprensión y apoyando sus decisiones, acompañándola a un servicio de asistencia especializada o simplemente solicitando información y ayuda en el teléfono de la Junta 012. En caso de urgencia, llamando a los servicios de emergencia 112. Y, sobre todo, recordar que no se debe culpar a la mujer de lo sucedido porque “el único responsable es siempre el agresor”.

Y ¿dónde acudir si se tiene conocimiento de una situación de violencia de género? La guía enumera el amplio dispositivo de recursos que pueden ser utilizados por la víctima o por su entorno para dar a conocer un caso de violencia de género: el teléfono 012 de la Junta de Castilla y León, el teléfono 016 del Gobierno central, el teléfono 091 de la Policía Nacional, el teléfono 112 en caso de emergencia, los Centros de Acción Social (CEAS) o las secciones de Mujer que existen en cada una de las provincias.

La guía pretende, en definitiva, aumentar las respuestas frente a la violencia de género y convertirse en una herramienta más en la búsqueda de soluciones.

Comentarios
Lo más