Rápido y limpio segundo encierro de San Fermín

Rápido y limpio segundo encierro de San Fermín

Primera incursión de estos astados en Pamplona, propiedad del mejor lidiador que ha dado nuestra Península en los últimos años, José Miguel Arroyo Delgado 'Joselito'. Pastan en Trujillo, Cáceres, en la finca San Juan de Piedrasalbas. 

Al revés que ayer, cuatro castaños (uno rozando el retinto) y dos negros. Cazador (6) Envilecido (7) Alabastro (9) Estanquero (27) Musulmán (41) Valiente (52).

Su debut como ganadero en el encierro no ha tenido nada que ver con su debut como maestro lidiador (9 de Julio de 1988), donde dos objetos impactaron en su cabeza, desde el tendido de sol y ya nunca mas volvió a Pamplona. El encierro comienza explosivo en la cuesta del Santo, donde vemos carreras brillantes y muy rápidas de corredores experimentados y “bragados” en lo que a velocidad se refiere. La carrera es de gasolina en los primeros tramos para pasar a diésel, en los últimos.

La manada compacta enfila Ayuntamiento y Mercaderes, los tramos de mayor lucimiento para las reses. Siguen sin caer en la curva mas famosa del mundo. Enfilan Estafeta (se llama así porque otrora tiempo existía una estafeta de correos y por cierto es hueca en su interior).

El mozo de rizos, de blanco y rojo, junto con otros compañeros habituales, con poca distancia y como si estuviese pactado, los llevan en volandas, dejando a penas hueco entre las astas y su cuerpo. Caídas y empujones imposibilitan mayor lucimiento de un mozo que perfectamente tenía cogido el sitio.

Como si de una carrera de relevos con 849 metros se tratara, al final de Estafeta sustituyen en la cabeza de manada, a los mozos anteriores, otros con un excelente temple. En dos minutos y catorce segundos ,hacen sentirse bien al ganadero y a la meca ,pero no a los corredores que no hemos podido seguir a las reses.

Pequeños montones nos recuerdan a lo tristemente sucedido con los toros de Fuente Ymbro en el 2013. Por suerte los toros alcanzan el coso pamplonés y  de manos de los dobladores  se les llaman así porque doblaban los trastos a los toreros) y pienso es la única plaza del mundo que tiene a estos intervinientes, de su mano entran en los corrales, para descansar para el festejo mayor de la tarde.

Próxima 'parada', Victoriano del Rio.

Comentarios
Lo más