Mesonero sigue acumulando dimisiones en la Cámara de Comercio

Mesonero sigue acumulando dimisiones en la Cámara de Comercio

La división de los empresarios salmantinos que está provocando el presidente de la patronal, Juan Antonio Martín Mesonero, continúa en la Cámara de Comercio e Industria de Salamanca, que también preside. Cuatro miembros del pleno de la institución cameral solicitaron su dimisión por la polémica surgida tras conocerse el cobro de dietas en el consejo de administración de la escuela de pilotos de Adventia. Ahora renuncia otro miembro de la institución cameral, María del Mar Aguar, además miembro del comité ejecutivo.

Cabe recordar que hace más de una semana el presidente de la Asociación Salmantina de Empresarios del Comercio (Aesco), Benjamín Crespo, dijo basta ya y presentó formalmente una petición de dimisión de Juan Antonio Martín Mesonero, presidente de la Confederación de Asociaciones de Empresarios Salmantinos del Comercio (Confaes). El motivo, haber constatado a través del Registro Mercantil que la escuela de pilotos Adventia, con capital de Confaes y Cámara, pagó el año pasado 105.000 euros en dietas a su consejo de administración, en el que también Mesonero está al frente.

Un dinero reconocido por el propio Mesonero pero que está devengado legalmente, porque existe esa posibilidad, pero que a juicio de Crespo es inmoral no sólo porque mientras hay empresarios que están pasando muchos problemas por la crisis, la cúpula de la patronal se enriquece, sino también porque esos cobros fueron negados por el propio Mesonero cuando se le preguntó por ello, según denuncia el presidente de los comerciantes. De hecho, Crespo es también tesorero de Confaes y hasta ahora nunca se había informado de esas dietas, tampoco a los órganos de gobierno de la Cámara.

Comentarios
Lo más