Una de cada tres empresas que requiere universitarios valora los estudios de postgrado

Una de cada tres empresas que requiere universitarios valora los estudios de postgrado

En breve dará comienzo el nuevo curso escolar y con él, la oportunidad para miles de jóvenes recién graduados de seguir ampliando sus conocimientos y especializarlos de cara a buscar un empleo. Pero también, es el momento de que trabajadores en activo puedan relanzar su carrera adquiriendo conocimientos en nuevas áreas. 

Precisamente, especializar los conocimientos en una materia concreta o reorientar la carrera profesional son dos de las principales funciones que los estudios de postgrado cumplen. Y este último objetivo sirve tanto para recién titulados como para profesionales en activo que desean reorientar su carrera o aspirar a otra posición laboral. Y las empresas, cada vez valoran más que los candidatos a sus ofertas cuenten con este tipo de educación superior, como vemos año tras año.   

El portal web Infoempleo y la empresa de recursos humanos Adecco ofrecen un análisis de las titulaciones de postgrado con mayores salidas profesionales. La importancia de estas titulaciones superiores es tal que el 38% de las empresas que requiere titulados universitarios en sus ofertas de trabajo valora positivamente los estudios de postgrado (un punto porcentual más que el año pasado).    

Empleabilidad  

El mundo empresarial es el que concentra un mayor volumen de oferta de este tipo de estudios, lo que nos deja ver que los centros de estudio especializados en esta área han sabido intuir hacia dónde se mueven las necesidades de reclutamiento de las empresas en el ámbito de la gestión y dirección empresarial, sea cual sea el sector al que se dedique la compañía, y responder a tiempo a esas necesidades.   

En cualquier caso, la oferta formativa de postgrado es cada vez más variada en nuestro país, tanto en la modalidad y canales utilizados como en cuanto a sus contenidos. Y año tras año, aumenta la valoración positiva que el mercado laboral hace de este tipo de estudios. Tanto es así que el 38% de las empresas que requiere titulados universitarios en sus ofertas de trabajo valora muy positivamente que el candidato cuente con estudios de postgrado.   

Además, otra de las ventajas de cursar este tipo de estudios se puede dejar notar una vez conseguido el nuevo empleo, pues la diferencia salarial entre empleados con formación de máster o postgrado puede ser hasta un 54% superior sobre quienes tienen una preparación más básica (Educación Secundaria Obligatoria o similares) o de un 27% que los titulados en Formación Profesional.   

Sectores que más demandan postgrados   

Una edición más, las empresas de servicios jurídicos siguen siendo las que más valoran que los candidatos cuenten con formación de postgrado, requisito que aparece en el 14% de sus ofertas de empleo. Además, lo hacen en mayor medida que un año atrás cuando no llegaba al 11% esa exigencia.  

A continuación se encuentra el sector de la banca e inversión, que asciende dos posiciones en la tabla (9,7%, tras crecer dos puntos porcentuales interanuales). El sector de los recursos humanos es el que da el salto y pasa de ser el séptimo en importancia un año antes, a ser la tercera área que más exige el postgrado (8%).    

A mayor categoría profesional, mayor exigencia de postgrado  

La valoración de los estudios de postgrado está directamente relacionada con la categoría profesional y el grado de experiencia acumulada que un profesional puede alcanzar. En este sentido, hay dos segmentos claramente diferenciados. Por una parte, más del 13% de las ofertas destinadas a cubrir puestos directivos solicitan formación de postgrado, mientras que para puestos técnicos ocurre en el 8% de las ofertas (caída de un punto porcentual) y para mandos intermedios, en el 7%. Por el contrario, los porcentajes bajan notablemente en el caso de empleados, en los que se indica este requisito en el 3% de las ofertas.   

La explicación de la diferencia de demanda viene dada por las propias funciones que desempeña cada categoría profesional. Para directivos y mandos intermedios se valoran principalmente programas que doten de conocimientos de gestión y dirección, mientras que para técnicos se solicitan programas especializados en la realización de las tareas que deben desempeñar. Para los empleados se buscan otros valores en el desarrollo profesional que no pasan necesariamente por la formación de postgrado.   

Comentarios