Cada hogar malgasta una media de 300 euros al año en energía

Cada hogar malgasta una media de 300 euros al año en energía

Un hogar medio podría ahorrar 300 euros al año con un uso más eficiente de la energía, lo que se traduce en un derroche energético cercano a los 5.500 millones de euros al año. Si a esto le sumamos el potencial de ahorro de sectores como la industria y el transporte, cada año pagamos 7.700 millones de euros por una energía que no necesitamos, según Kelisto.es, la web del ahorro, que ha analizado el nivel de derroche energético de nuestro país.

Se calcula que del total de demanda bruta eléctrica durante el año pasado, que se elevó a 246.166 gigavatios hora (Gwh), solo en los hogares se podría ahorrar más del 23% del consumo o, lo que es lo mismo, 47.000 Gwh, equivalentes a cerca de 5.500 millones de euros. Esto quiere decir que cada uno de los más de 18 millones de hogares de nuestro país podría conservar en su bolsillo más de 300 euros al año con un simple cambio en sus hábitos de consumo energético.

Por ejemplo, un uso más eficiente de los electrodomésticos en el hogar permitiría alcanzar un ahorro de 3.500 millones de euros al año, algo más de 190 euros anuales por hogar. Por su parte, en la calefacción y el aire acondicionado se derrochan cerca de 1.400 millones de euros al año (más de 75 euros por hogar) que se quedarían en el bolsillo de los españoles con un uso más eficiente de la energía.

“Acciones sencillas, como limitar el uso del aire acondicionado, evitar que se escape el calor protegiendo las juntas de puertas y ventanas o apagar la televisión completamente (sin dejarla en ‘stand by’) pueden suponer una mejora considerable de la eficiencia energética en el hogar. Las conductas de ineficiencia energética se han convertido en algo cotidiano y en múltiples ocasiones no somos conscientes de que tropezamos en ellas y nos hacen gastar mucho dinero al año en una energía que en realidad no aprovechamos”, señala Hernán Martínez, responsable de Energía de www.kelisto.es.

Rebajar la factura energética no solo es un asunto crucial para las economías domésticas. En los entornos de trabajo también existe un significativo margen de ahorro. Así, entre los sectores con más potencial se encuentran los edificios comerciales (30%), el transporte (26%) y la industria (25%)³. Si se consideran las cifras de consumo total y el importe de la energía, existe una posibilidad de ahorro total de 2.090 millones de euros en el caso de la industria y de cerca de 133? millones en el del transporte.

¿Por dónde se nos escapa la energía?

Los hogares españoles son responsables del consumo del 17% de toda la energía final y del 25% de la electricidad. Con el uso de las nuevas tecnologías y materiales, una utilización más racional de los sistemas de calefacción y aire acondicionado, un correcto aislamiento y buenas prácticas en iluminación y en uso de los electrodomésticos, el consumo actual de energía se puede reducir de manera sustancial.

Pese a que en los últimos años, especialmente en las regiones más cálidas, la curva del consumo en invierno y verano se ha tendido a igualar por el uso de los aparatos de aire acondicionado, en general el gasto suele ser mayor durante los meses de diciembre y enero, por la utilización de la calefacción (que representa el 47% del consumo del hogar durante todo el año), el agua caliente (un 18,9% del gasto) y por el menor número de horas de luz natural (la iluminación supone un 4,1%). El aire acondicionado únicamente representa un 0,8% del gasto.

Un hogar consume de media 3.487 kWh de electricidad al año, lo que se traduce en un coste anual de 620 euros para un consumidor medio con una potencia contratada de 4,4 kW. Kelisto.es ofrece algunas claves para aprovechar al máximo los electrodomésticos y aparatos de tu hogar sin gastar un euro de más.

“La mayoría de las medidas de eficiencia y ahorro energético en el hogar apenas conllevan un coste para el consumidor y, sin embargo, la posibilidad de ahorro es enorme. Otras de las formas más sencillas de ahorrar en las facturas de luz y gas es comparar entre todas las ofertas del mercado y elegir aquella que mejor se adapta a nuestro consumo. Si comparamos ofertas podemos ahorrar hasta 168 euros en la factura de la luz y 105 euros en la del gas, una cantidad elevada si, además, tenemos en cuenta el incremento de los precios de la energía que los españoles llevan sufriendo desde hace varios años”, concluye Martínez. 

 

Comentarios
Lo más