¿Por qué siempre difieren los datos del Instituto Nacional de Estadística y del Gobierno?

¿Por qué siempre difieren los datos del Instituto Nacional de Estadística y del Gobierno?

La Encuesta de Población Activa (EPA) es una de las más importantes fuentes estadísticas que existen en España sobre el mercado laboral. Es una encuesta en la que se entrevista a casi 200.000 personas, residentes en 65.000 viviendas repartidas por todas las provincias españolas. Ofrece resultados trimestrales y está homologada con las encuestas a hogares del mismo tipo de otros países, especialmente con las de la Unión Europea.

Los principales y más conocidos resultados de la encuesta se refieren al nivel y características del empleo y del paro. El propósito de este artículo es analizar la bondad con que la EPA mide estas dos variables, identificar las causas por las que infraestima el empleo y proponer soluciones para corregir dicha infraestimación. Antes de ello, y aunque la EPA es sobradamente conocida, es preciso describir brevemente algunas de sus características que serán de interés para los epígrafes posteriores.

En primer lugar hay que destacar el hecho de que es una encuesta continua. Las 200.000 entrevistas están repartidas de manera uniforme a lo largo de las 13 semanas del trimestre. Esto hace que las estimaciones de la encuesta tengan el carácter de medias trimestrales, con lo que se ha atenuado el efecto de los valores extremos. Se obtiene información a nivel nacional, autonómica y provincial, menos detallada a medida que la zona geográfica para la que se dan datos es más reducida en términos poblacionales, puesto que es necesario que el error de muestreo de los estimadores esté dentro de límites aceptables.

Son aceptablemente coincidentes, una vez salvadas las diferencias metodológicas entre una y otra fuente. A este respecto hay que tener en cuenta que el paro EPA es el conjunto de personas de 16 y más años que, en la semana de referencia de la encuesta (la anterior a aquella en que se realiza la entrevista), están sin empleo, disponibles para trabajar y buscando activamente empleo. También lo son quienes están sin trabajo y disponibles, pero no buscan empleo porque ya han encontrado uno al que están a la espera de incorporarse. El dato de desempleo es una media trimestral. La definición sigue las recomendaciones de la Organización Internacional del Trabajo.

El Paro Registrado (PR) es el total de demandantes de empleo (solicitantes de un puesto de trabajo) en alta, registrados en el Instituto Nacional de Empleo, existentes el último día de cada mes, excluyendo los que se encuentran en las situaciones laborales descritas en la Orden Ministerial de 11 de marzo de 1985. Los principales grupos excluidos son los demandantes ya ocupados que solicitan otro empleo; los demandantes que son pensionistas de jubilación, pensionistas por gran invalidez o invalidez absoluta; los jubilados; los que solicitan un empleo para un periodo inferior a tres meses (empleo coyuntural) o de jornada inferior a 20 horas semanales; los demandantes que están cursando estudios de enseñanza oficial reglada, siempre que sean menores de 25 años o que, superando esta edad, sean demandantes de primer empleo; los que tienen su demanda de empleo suspendida; los que están percibiendo el subsidio agrario o que, habiéndolo agotado, no haya transcurrido más de un año desde el día del nacimiento del derecho (Trabajadores Eventuales Agrícolas Subsidiados o TEASS), etcétera.

Algunos de estos grupos excluidos del Paro Registrado son considerados desempleados en la EPA. Son fundamentalmente los demandantes jubilados, solicitantes de empleo coyuntural o de jornada inferior a 20 horas, estudiantes y TEASS que no han trabajado. Para efectuar una comparación correcta entre ambas fuentes estadísticas, se añaden los grupos citados a la cifra de Paro Registrado. Este dato se compara con el de las personas que en EPA dicen ser demandantes y son clasificadas como paradas en la encuesta. La diferencia fue de 118.200 personas en 1998.

 

Comentarios
Lo más