Un joven se enfrenta a dos años de prisión por una tableta de hachís en su vehículo

Un joven se enfrenta a dos años de prisión por una tableta de hachís en su vehículo

Un joven, I.S.E., ha sido juzgado en la mañana del jueves por un delito contra la salud pública al ser hallado una tableta de hachís de unos cien gramos en el vehículo en el que viajaba el pasado 30 de julio de 2015 en un control rutinario en el término municipal de Santa Marta de Tormes con motivo de las fiestas locales. 

El Juzgado de lo Penal número Dos ha acogido la vista en la que el acusado ha negado que la droga encontrada fuera suya y alude a que podría encontrarse ahí desde antes de la compra del vehículo, de segunda mano. De hecho, ha asegurado que de haber sabido que se encontraba la droga en un lateral del coche, habría evitado el control. "Yo no me he dedicado nunca a esa vida", alega.

El joven, incluso, se habría sacado el carné de conducir poco antes y ni siquiera era el propietario ya que un familiar lo habría comprado a un hombre de origen magrebí, según relató, en Madrid años antes, tal y como confirmó mediante videoconferencia el vendedor. Por otro lado, el acusado, según manifestaron los propios guardias civiles, habría estado colaborativo en el registro y no se mostró nervioso por el mismo. De hecho, se habría sorprendido al serle hallado el hachís, valorado en unos 600 euros. 

Los agentes también manifestaron que el compartimento en el que fue encontrado era mucho más grande y podría contener más droga y no pudieron descartar que en un anterior transporte de droga se hubiera quedado ahí. Además, la tableta no iba acompañada de ningún utensilio más que indicara que pudiera estar destinada al tráfico de la misma como alguna balanza o envase. "Parecía estar dispuesta al consumo", dijeron, aunque el acusado negó que fuera consumidor, tal y como lo habían podido atestiguar en otros controles que le han realizado posteriormente, según comentó. 

Sobre la antigüedad que pudiera tener el hachís escondido, para determinar si efectivamente se podría encontrar ahí desde antes de que el vehículo fuera adquirido, el director del Área de Sanidad al que fue enviada la droga para su estudio no pudo determinarla si bien comentó que el THC, sustancia que se mide para saber su pureza y que se va degradando con el paso del tiempo, era de 12,41%, por debajo de la media de 2015 que era del 21%, aunque aseguró que podría entrar dentro de la normalidad del mercado. Por otro lado, la degradación del hachís, dijo, que depende de múltiples factores como la temperatura, la luz o la humedad, es más lenta a la de otras sustancias. 

El Ministerio Fiscal, sin embargo, consideró culpable al acusado y mantuvo su petición de dos años de prisión al estar acreditado que era el conductor habitual del vehículo y considerar como no creíble que cualquier otra persona lo hubiera metido en el compartimento dado el valor que tenía. La defensa, por su parte, pidió la libre absolución al afirmar que es algo que le puede pasar a cualquier ciudadano y al no tener pruebas fehacientes de que la droga incautada fuera suya al no contar el acusado con antecedentes penales ni haber sido encontrado ningún material que pudiera demostrar que estuviera destinada al tráfico. 

Comentarios
Lo más