Ganemos solicita reglamentar la actividad de los taxistas y poner fin a los abusos

Ganemos solicita reglamentar la actividad de los taxistas y poner fin a los abusos
La agrupación de electores denuncia que una sola licencia puede ser explotada sin límite máximo de horas trabajadas

La implantación de vías alternativas de transporte no profesional, donde se reparten los gastos entre los viajeros, está suponiendo todo un reto para los trabajadores del taxi en muchas ciudades. Aunque en Salamanca esta tendencia aún no se ha implantado mayoritariamente y no supone una amenaza a corto plazo, sí que preocupa de cara al futuro.

Sin embargo, la asociación provincial Radio Tele Taxi, en conversaciones con Ganemos Salamanca, ha mostrado su preocupación ante la ausencia de soluciones a problemas bastante más urgentes, debido a la total falta de interés del grupo popular en  el gobierno municipal por reglamentar su actividad y terminar con irregularidades y prácticas abusivas para los intereses de los trabajadores, dejación que favorece a los profesionales y las empresas con más recursos.

La demanda más acuciante atañe a los horarios de explotación. En Madrid, Bilbao o Burgos, se ha establecido un máximo de dieciséis horas por día y licencia. En Salamanca, hasta ahora, cualquier propietario de una licencia puede subcontratar los servicios de uno o más conductores, sin tener en cuenta un tope de horas trabajadas, días de descanso o retribuciones conforme al salario mínimo interprofesional. "Esta situación, no sólo es abusiva en relación a los derechos laborales, sino que comporta un riesgo para la seguridad vial. Del mismo modo, imposibilita la dinamización y flexibilización del mercado laboral dentro del sector y dificulta la conciliación familiar", añade Ganemos.

Y concluye: "Se está permitiendo que, tanto propietarios de licencias ya jubilados como grandes inversionistas alquilen una o varias de estas licencias de taxi a otras personas, que las explotan pero que obtienen un porcentaje mínimo del rendimiento de su trabajo, pues llegan con los propietarios a acuerdos privados. Tampoco existe, por ejemplo, una reglamentación  sobre criterios de vestimenta, higiene personal y del vehículo o normas para el trato con el cliente, a pesar de ser un servicio que se presta de cara al público".

Comentarios
Lo más