Los policías locales entregan los transmisores para protestar por su mal funcionamiento

Los policías locales entregan los transmisores para protestar por su mal funcionamiento
Agentes de la Policía Local de Salamanca han entregado este jueves a la jefatura los transmisores que llevan varios meses sin funcionar correctamente, lo que provoca que las comunicaciones sean por momentos prácticamente inexistentes. Algunos policías incluso ironizaron sobre la situación que están padeciendo, intentando comunicarse mediante dos vasos de plástico unidos por un hilo. Después, uno a uno fueron entregando los transmisores ante el jefe de la Policía Local, exigiendo que a partir de ahora se patrulle con tres policías en cada vehículo o dos coches juntos.
 
El motivo del problema radica en un contencioso entre el Ayuntamiento y la empresa a la que en su día se adjudicó el contrato, terminando en los Juzgados debido a estas deficiencias. Tal es la situación que cuando hay un corte de luz, todo el sistema se cae y la comunicación es nula. Para probar la problemática, el actual equipo de Gobierno promueve auditorías, “pero casualmente cuando se envía una auditoría se escucha mejor, y después vuelve a fallar, las transmisiones las controla una empresa de Murcia, cuando aquí había empresas, o en Valladolid”.
 
Después de varias alternativas, se han adquirido veinte transmisores nuevos de forma provisional (cuyo gasto total rondaría los 100.000 euros, según fuentes sindicales) pero aún no han sido entregados a los agentes. Con un nuevo sistema operativo superpuesto al actual, el servicio se adjudicaría a una nueva empresa para solventar de manera definitiva el problema actual en las comunicaciones de la Policía Local. Pero de momento los problemas constantes. “Un día va a pasar algo, porque se piden refuerzos y no se escucha nada”, aseguran los agentes.

El Sindicato de Policías Municipales denuncia "las precarias condiciones en las que nos vemos obligados a prestar servicio, desde que cambiaron el sistema de transmisiones, herramienta imprescindible para el desempeño de nuestra labor". Los agentes de la Policía Local no entienden que una equipación que costó casi un millón y medio de euros no haya funcionado correctamente desde el primer día, llegando a tener una comunicación nula en los últimos meses. "La solución que tiene el Ayuntamiento de Salamanca es gastar 100.000 euros de los contribuyentes salmantinos para adquirir otros transmisores, sin primero tratar de arreglar los que tenemos y sin responsabilizar de este pésimo funcionamiento a la empresa que los instaló", añade el comunicado.

 
Así, los policías denuncian la indefensión a que se ven sometidos en algunas ocasiones, poniendo en peligro su integridad física. "Sin este sistema de transmisiones los policías nos vemos impotentes a la hora de atender al ciudadano, dado que resulta imposible comunicar con nuestra emisora para atender sus demandas. Además, estamos expuestos constantemente a cualquier tipo de situación imprevisible y esto nos impide pedir apoyo de los compañeros así como al  resto de servicios de emergencia. Algo  tan habitual en el desempeño de nuestras funciones, como es solicitar información de un vehículo, requerir una ambulancia, una grúa, un coche con mampara para un detenido, el servicio de bomberos o cualquier otro auxilio que requiera un ciudadano es algo que resulta difícil desde hace años e imposible desde hace meses, con el riesgo que ello supone para la seguridad ciudadana".
Comentarios
Lo más