Cáritas percibe un aumento de salmantinos que no pueden hacer frente al pago de su hogar

Cáritas percibe un aumento de salmantinos que no pueden hacer frente al pago de su hogar

Cáritas Diocesana ha presentado este viernes la campaña ‘Operación Vivienda 2016’, con la que el año pasado han apoyado a 1.298 familias ofreciendo un total de 2.608 ayudas. Bajo el lema ‘Un hogar no es solo un techo’, inicia otra con el objetivo de continuar ayudando económicamente a las personas y familias con dificultades para acceder o mantener una vivienda, explicó el secretario general de Cáritas Salamanca, José María Rodríguez, a la vez que lamentó que a día de hoy haya que recordar que la vivienda es un derecho esencial de la persona.

En Salamanca, según se ha apuntado desde la organización, se sigue detectando un aumento de hogares donde sus miembros viven la incapacidad de poder afrontar el pago de los servicios de energía, de otros suministros y de poder cubrir sus necesidades domésticas. “Un problema que se agrava con la llegada del invierno y que va a volver a poner a muchas familias en la disyuntiva de tener que elegir entre destinar sus escasos ingresos a la subsistencia o el encendido de la calefacción”.

“Detrás de un dato hay una persona y detrás de mil datos hay mil personas y eso es lo que más nos preocupa. Notamos una intensidad en la demanda de ayudas”, manifestó por su parte Olivia Martín, coordinadora del recurso de acogida y atención primaria. En suma, alertó que en relación al perfil de las personas atendidas están aumentando los trabajadores cuyos ingresos por su actividad laboral no garantizan la cobertura de sus necesidades más básicas. “En la actualidad constatamos que tener un empleo no es garantía de una vivienda digna”.

Las principales causas del problema del acceso a la vivienda continúan siendo: el  paro prolongado, la falta de liquidez con serios problemas para hacer frente al pago de hipotecas, así como de los alquileres y de suministros, y la insuficiencia de los sistemas de protección social. Cáritas Diocesana de Salamanca ha llegado a 1.298 familias,  mediante 2.608 ayudas, con un importe de 489.183€, de las cuales 1.594 se han destinado a ayudas de alquiler para mantener la vivienda, y 1.014 para apoyar el pago de suministros (gas, luz, agua). "Detrás de un dato hay una persona, detrás de mil datos, hay mil personas y eso es lo que más nos preocupa. Notamos una intensidad en la demanda de ayudas", destacó.

Comentarios