Un ‘salmantino’ en el paraíso

Un ‘salmantino’ en el paraíso

¿Puede surgir el amor cuando se viene de mundos completamente diferentes? En el programa de 'Adán y Eva' de este martes a las 22:30 horas, Coman Mitogo, un apuesto hombre negro con los ojos claros, deberá decidirse entre sus dos pretendientas Esther o Ana. Así presenta Cuatro a este joven de origen guineano, nacido en Irún y que desde hace dos años trabaja como relaciones públicas de un establecimiento hostelero de ocio nocturno en Salamanca.

“El ritmo africano-euskaldún llega al paraíso de 'Adán y Eva '. Un Adán negro con un físico de escándalo y carácter afable pondrá patas arriba el Jardín del Edén en el intento de conquistar a una Eva con cuentas pendientes en el amor”, añade la promoción, definiendo a Coman como honesto, divertido y muy inocentón. 

La sexta entrega de 'Adán y Eva' desprende exotismo, energía y mucha diversión, en un particular triángulo amoroso que combinará la picardía infantil de Adán con el ansia de experimentación de Eva, a lo que se añadirá el carácter afable, abierto y seductor de una tercera invitada que abrirá las puertas a todas las combinaciones posibles: saciar el deseo físico, cruzar la línea hacia el verdadero amor o quedarse en la pura simpatía y amistad. 

Propuesta de un trío

Quién le iba a decir a Coman, un Adán negro de ojos verdes, muy bien dorado y simpático, que su búsqueda del amor en el Paraíso podía dar un giro como éste: su primera Eva, con la que pasó una jornada ideal, también se ha sentido atraída por Ana, una sonriente andaluza que les ha encandilado. Para divertirse un rato los tres, han jugado a pasarse un hielo de boca en boca, y Esther le ha robado un beso a su ‘amiga’.

Después de las presentaciones oficiales, Esther ha perdido toda la vergüenza y le ha dado a su Adán unas pequeñas clases de Capoeira. Para devolverle la instrucción, Coman le ha enseñado uno de sus bailes, un estilo llamado ‘Electro Jungle’, pero la bella Eva no ha podido fijarse en sus pasos: “He estado todo el rato mirándole al mismo sitio”.

Cuando Coman creía que la vida no podía ser más maravillosa, una nueva y bella Eva ha llegado al Paraíso. La primera en verla ha sido Esther, y ha ocurrido algo inesperado: también se ha sentido atraída por ella. Cuando Ana ha entrado en la cabaña, a Coman se le han roto los esquemas: “Esther me encanta, pero Ana También”, ha dicho con una sonrisa de oreja a oreja.

Desde el momento en que la vio, Esther tuvo mucha química con Ana. Por eso, ha pasado algo que Coman jamás se hubiera imaginado: las dos Evas han tenido una cita en privado para conocerse mejor. Esther quería saber si tenía alguna posibilidad con Ana: “Yo he hecho tríos y he estado con alguna chica y, como experiencia, es bonito. ¿Tú lo has hecho?”, le ha preguntado. A Ana le parece algo interesante pero no le ha dado coba: “He tenido varios sueños eróticos con mujeres y me han gustado. No me quiero morir sin probarlo pero, de momento, no quiero hacerlo”.

Coman ha vivido un auténtico sueño en el Paraíso. Sus dos Evas le han gustado mucho; Esther, por ser tan liberal y divertida, y Ana, por su sonrisa y sus valores tradicionales. El Adán negro ha confesado que le ha costado mucho tomar su decisión pero, cuando escuchó a Ana decir que ella lo que quiere es formar una familia, comprendió que es una mujer que busca exactamente lo que él.

Comentarios
Lo más