“Somos afortunados por contar en Salamanca con un centro como este”

“Somos afortunados por contar en Salamanca con un centro como este”

El presidente de la Diputación de Salamanca, Javier Iglesias, encabezó este miércoles la delegación provincial que quiso conocer de primera mano el trabajo realizado en el Centro Materno Infantil ‘Ave María’, de Santa Marta de Tormes.

Desde 1949 sus instalaciones acogen a jóvenes madres en situación de riesgo de exclusión social. A juicio de Iglesias, Salamanca “es afortunada por contar con centros como este  donde estas mujeres jóvenes puedan tener su bebé en condiciones de cariño, protección y alumbrar un futuro mejor”.

En la actualidad en el centro conviven nueve jóvenes madres. Durante 2013 y 2014 se atendió a 19 chicas y 25 niños “a las que se les da una segunda oportunidad en la vida”. La Diputación de Salamanca comenzó a aportar 12.000 euros al Centro cuando hace dos años este lanzó una señal de auxilio mientras estaba en números rojos. Ese dinero se suma a los 4.900 euros llegados desde la gerencia de Servicios Sociales y el aporte de la dirección general de Inmigración. Al mismo tiempo, otras instituciones y particulares echan también una mano para que año tras año

‘Ave María’ pueda seguir realizando su labor. Por tal motivo, la responsable del centro, Rosario Álvarez, ha aprovechado la presencia de la prensa para agradecer públicamente esa ayuda.  

El centro, precisó su directora, “crea un ambiente familiar y muy cercano para estar pendientes de las mujeres y sus hijos las 24 horas”. Ese es el método para acercarse a jóvenes procedentes de ambientes “muy rotos y desestructurados”. “Apostamos por la vida de niños y madres pues son los pequeños quienes a veces les salvan la vida a ellas”, apostilló. 

La crisis, reveló Álvarez, ha cambiado el perfil de la madre a la que se ayuda “pero, más que por lo económico, por la crisis de valores en la familia”. El mayor trabajo con las madres está relacionado con la parte afectiva. 

Las mujeres que residen en el Centro, en el que en ocasiones llegan a permanecer hasta 5 años, perciben 10 euros a la semana, además de alojamiento y manutención. Se intenta que sean ellas las que logren dinero con su esfuerzo, “algo que no siempre entienden pero esto está pensando para que al salir de aquí sean autosuficientes”, puntualizó la directora.

Comentarios