Homenaje a tres forjadores de la historia de Salamanca a través del paisaje urbano

Homenaje a tres forjadores de la historia de Salamanca a través del paisaje urbano

El alcalde Alfonso Fernández Mañueco, en nombre de la ciudad de Salamanca, ha entregado este jueves las Medallas de Oro 2015 a los escultores salmantinos Venancio Blanco, Agustín Casillas y Fernando Mayoral. El reconocimiento de los tres premiados fue aprobado por unanimidad por parte del Jurado de Honores y Distinciones. La concesión de las Medallas de Oro está regulada por el Reglamento Orgánico de Funcionamiento del Ayuntamiento y distingue anualmente a personalidades e instituciones que han contribuido de forma relevante a la difusión de los valores de la ciudad de Salamanca.

“Esta concurrencia de méritos en artistas de la talla en madera y piedra, en el moldeado de la arcilla, en la fundición del bronce, no hace sino engrandecer la ya ilustre lista de galardonados con el mayor de los reconocimientos que concede la ciudad de Salamanca su Medalla de Oro”, explicó el juez instructor del expediente y concejal de Cultura, Julio López.

Y añadió: “En esta ocasión esta cita es la del reconocimiento conjunto, si bien a ella se llega con una trayectoria individual y singular. De los méritos y recorrido de cada uno de los hoy premiados destaca un denominador común: el esfuerzo, talento y el trabajo diario unido a un vínculo cultural permanente con la ciudad de Salamanca”.

Artistas eternos

Por su parte, el alcalde Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco, destacó que Agustín Casillas, Fernando Mayoral y Venancio Blanco han seguido tres caminos diferentes, “pero que llevan al mismo sitio: el corazón de las personas de esta ciudad. Tres personas, tres artistas, tres creadores que demuestran con su vida y con su obra que Salamanca es siempre nuestro nexo de unión, nuestro territorio material e inmaterial y nuestra causa común”.

Mañueco destacó la eternidad del arte, pues “a los artistas no les jubila ni la vida, porque sus obras les sobreviven y no habría aforo suficiente en este teatro, si todas sus creaciones estuvieran ahora aquí. La producción de toda una vida, la suma de tres vidas en este caso, repartida por calles, plazas, museos y ciudades. Los personajes históricos que explican y documentan Salamanca formando parte de nuestro paisaje urbano”.

El alcalde explicó que la obra de Casillas, Mayoral y Blanco es “la belleza de lo cotidiano domiciliada en nuestra ciudad, conviviendo con el frío del invierno y los calores del verano. Compartiendo también nuestro día a día, nuestras preocupaciones y esperanzas”. Por eso, “disfrutar de sus creaciones es recorrer también de su mano Salamanca y nuestra Historia”, añadió, para realizar un recorrido por las obras de los tres escultores.
Concluyó si discurso Mañueco afirmando que representan “la época dorada de la escultura salmantina y vuestros paisanos os damos las gracias por haber proyectado el nombre de Salamanca con vuestra producción artística. En vuestra casa y en vuestra tierra porque somos vuestros paisanos, las personas de Salamanca, quienes os premiamos y os devolvemos una parte de vuestro inmenso legado”.

Venancio Blanco

Venancio Blanco nació en Matilla de los Caños (Salamanca) en 1923 y desde 1977 es miembro de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. En 1981 fue nombrado director de la Academia Española de Bellas Artes en Roma. Ha sido galardonado con diversos premios nacionales e internacionales tales como el Premio Nacional de Escultura, la Primera Medalla en la Exposición Nacional de Bellas Artes, Gran Premio de Escultura en la V Bienal de Arte de Alejandría, Medalla de Oro en la IV Bienal de Arte Sacro de Salzburgo o el Premio de las Artes de Castilla y León.

Su obra en encuentra en diversos museos y colecciones particulares de España y del extranjero, entre los que destacan el Museo del Vaticano en Roma, el Museo Nacional de Arte Contemporáneo Reina Sofía en Madrid, el Museo de Bellas Artes de Salamanca, el Museo de Bellas Artes de Amberes, el Museo Nacional de El Cairo, la Catedral de la Almudena en Madrid o el Museo de Escultura al Aire Libre en Alcalá de Henares. Desde el pasado mes de enero, una selección de sus obras se expone de forma permanente en la Sala de exposiciones de Santo Domingo. Entre sus obras escultóricas de Salamanca están el Monumento al Vaquero Charro, que se encuentra en la Plaza de España, el monumento a Gerardo Gombáu ubicado en la Plaza de San Julián, el monumento a San Francisco de Asís o el medallón del Rey Juan Carlos y Doña Sofía, en la Plaza Mayor.

Agustín Casillas

Por su parte, Agustín Casillas nació el 2 de octubre de 1921 en Salamanca, estudió dibujo en la Escuela de Bellas Artes de San Eloy y, posteriormente, en Artes y Oficios de Salamanca. Ha sido distinguido con numerosos premios y reconocimientos a lo largo de su extensa trayectoria artística, entre los que destacan el Primer Premio Nacional de Escultura, la Primera Medalla Nacional de Escultura o el Primer Premio Regional de Escultura. 

Ha realizado numerosa escultura de carácter público que se encuentra en su mayor parte ubicada en nuestra ciudad. Entre sus esculturas están la del Lazarillo y el ciego, junto al puente romano de la ciudad; la de La Celestina, en el Huerto de Calixto y Melibes; el busto de Diego de Torres Villarroel; la escultura de Rafael Farina que se encuentra en la Vaguada de la Palma; o el medallón dedicado a Cervantes en la Plaza Mayor de Salamanca, entre otras muchas.

Fernando Mayoral

Mientras, Fernando Mayoral nació en 1930 en Valencia de Alcántara (Cáceres). En 1947 ingresa en la Escuela de Nobles y bellas Artes de San Eloy y en la Escuela de Artes y Oficios de Salamanca. Más tarde estudió en la escuela Superior de Bellas Artes de San Fernando y en Italia. Ha ejercido la docencia como catedrático de Dibujo en el Instituto "Torres Villarroel" y como profesor asociado de escultura en la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Salamanca. 

Es el autor del conjunto escultórico dedicado al arquitecto Alberto de Churriguera y a José del Castillo ubicado en la Plaza de Poeta Iglesias; de la escultura del conde de Francos, que se encuentra en la entrada noble del Consistorio; de la escultura del matador de toros Pedro Gutiérrez Moya, la de San Juan de la Cruz, Torrente Ballester y el busto del empresario y mecenas Germán Sánchez Ruipérez. Ha esculpido los medallones de Churriguera, Lord Wellington, Tomás Bretón y Carlos II, en la Plaza Mayor. Y realizó la escultura de María Auxiliadora, que se encuentra en la entrada de la iglesia del mismo nombre.

Comentarios