Dos detenidos por extorsionar a anticuarios que deseaban recuperar joyas cedidas para su restauración

Dos detenidos por extorsionar a anticuarios que deseaban recuperar joyas cedidas para su restauración

La Guardia Civil ha llevado a cabo la operación Lapidario, deteniendo en Madrid a un restaurador de joyas antiguas de nacionalidad española y a otra persona de nacionalidad india, que extorsionaban a anticuarios cuando pretendían recuperar las joyas que les habían entregado para restaurar. Se habían apropiado de joyas de los siglos XV y XVII valoradas en más de 150.000 euros. Se les imputa los delitos de pertenencia a grupo criminal, apropiación indebida, estafa, receptación y extorsión. 

La investigación se inició el pasado mes de enero tras tener conocimiento de que una comerciante de joyas antiguas de Castellón había entregado a una persona de Madrid diversas joyas de los siglos XV y XVII para restaurar y que llegada la fecha pactada para su devolución, el restaurador había desaparecido con las joyas. Tras ello, la anticuaria comenzó a recibir llamadas telefónicas de una persona que manifestaba tener en su poder sus joyas solicitándole un rescate si quería recuperarlas.

Los agentes comprobaron como la persona que realizaba la extorsión a la propietaria de las joyas era un ciudadano indio residente en Madrid que mantenía relación con el restaurador español para repartirse el cobro del rescate. Igualmente, durante la investigación, se averiguó que los ahora detenidos podrían haberse apropiado ilícitamente de joyas antiguas de un comerciante de Barcelona y otro de Argentina, habiendo llegado este último a pagar una importante cantidad de dinero para recuperar unas piezas de plata  del siglo XVII, valoradas en 240.000 euros, que les había entregado para restaurar.

Era tal la especialización de los extorsionadores detenidos, que al igual que en casos de secuestros de personas, enviaban a las víctimas una fotografía de las joyas, expuestas sobre la portada de un periódico del día, como muestra de que las mismas se encontraban en su poder. Tras ser localizados en Madrid los agentes los detuvieron y registraron sus domicilios, en los que se halló, entre otros efectos relacionados con los hechos investigados, las siguientes joyas denunciadas por la víctima: un colgante de oro, esmalte, cristal de roca y esmeraldas, del siglo XVII y valorado en 18.000 euros; una cruz realizada en oro, esmalte y granates, del siglo XVII y valorada en 14.000 euros; un broche de oro y esmeraldas, siglo XVII y valorado en 80.000 euros; una insignia realizada en oro, esmalte y cuarzo, del siglo XVII y valorada en 40.000 euros; un portapaz de cobre dorado, cristal de roca y joyas, del siglo XV  y valorado en 2.800 euros; y una cruz calvario decorada con oro cincelado, esmaltes y perlas barrocas valorada en 6.000 euros.

Comentarios
Lo más