Un grupo de vecinos de Chamberí se colocó en dos rotondas de acceso al barrio, cortando la circulación a las calles principales. Unos veinte manifestantes alzaban pancartas a modo de queja en cada uno de los puntos clave, exigiendo que los dos autobuses de su línea que se han suprimido vuelvan a estar en circulación, o al menos lo haga uno de ellos. Además, han destacado que las principales paradas han desaparecido, y que muchas personas tienen problemas para llevar a sus hijos al colegio, ya que los niños no saben ir a la escuela desde el lugar en el que el transporte público les deja.

La intención es seguir manifestándose si la situación no mejora, y no descartan la posibilidad de echarse a la calle más días, concretamente a la Plaza Mayor de Salamanca. Los vecinos piden al Ayuntamiento que deje de poner excusas acerca del presupuesto que hace imposible la reposición de los autobuses. De momento no se ha logrado llegar a ningún acuerdo satisfactorio.

Uno de los cambios que más ha afectado a los usarios es la eliminación del tramo entre las calles Francisco Maldonado y Lagar lo que supone que el acceso al centro de salud de Tejares pase a estar a más de 350 metros. El Ayuntamiento escuchó el pasado 4 de abril las inquietudes de la Asociación de vecinos de Chamberí durante una reunión que aún no ha llegado a ninguna parte. Las personas afectadas por el cambio discrepan con el Ayuntamiento respecto al elevado coste que suponía mantener el horario y recorrido anterior.

El Ayuntamiento comprobó por aquel entonces el estado de la línea de autobús de Chamberí tras el cambio, y recordó que se había informado de la propuesta de optimización al resto de colectivos vecinales que se veían afectados por las modificacions en el transporte público urbano. El colectivo más perjudicado por la reestructuración es el de las personas mayores.

Comentarios