Juan Martínez Majo: "Tanto en la Púnica como en cualquier cosa que pueda surgir, lo que aquí esté, saldrá"

Juan Martínez Majo: "Tanto en la Púnica como en cualquier cosa que pueda surgir, lo que aquí esté, saldrá"

Juan Martínez Majo (Velilla de la Reina, 1963), alcalde de Valencia de Don Juan, eterna joven promesa del PP, acepta el reto de someterse a las preguntas de iLeon.com. Es el primer presidente que lo hace. Sabe que no será fácil pero si una cosa derrocha es confianza en sí mismo. Se sienta -da respingos ante las preguntas más directas- en una de las sillas del viejo despacho de Presidencia de la Diputación que Isabel Carrasco no quiso usar, porque él a su vez renegó de las lujosas dependencias que la ex presidenta -con la que tuvo un sonado 'enfrentamiento' político- se construyó en el Palacio de los Guzmanes.

Dicen los amigos del misterio que ese despacho, el de siempre, tiene una maldición, causa de desconocidas corrientes de agua subterránea, y que quienes lo ocupan acaban algo desquiciados. Pero Majo desafía esta creencia como desafía el reto de sacar a la Diputación leonesa del descrédito en el que le ha sumido un truculento asesinato y el más sonado caso de corrupción de la provincia, heridas ambas aún abiertas. Está claro que este hombre de alta planta, voz grave pero por momentos inaudible y trato de paisano, es una suerte de Quijote cazurro de a pie con ganas de imponer la más compleja revolución: la de la normalidad.

P. – El Plan de Extinción de Incendios, los parques bomberos, resulta que era posible lo que siempre había sido imposible en 12 años: que haya como en las demás provincias, que sea con algunos bomberos profesionales y que no le cuesten más a los ayuntamientos. Quizá sus antecesores no querían porque resulta que sí se puede.

R. – Vamos a poder. Sí se puede, usted lo ha dicho. Vamos por supuesto a pedir colaboración a los ayuntamientos, aunque no sea económica, pero cabeceras de comarca y municipios intermedios tendremos que echar todos una mano. Porque no olvidemos que hay muchos medios en la provincia. Este año el Plan será casi 6 millones de euros, también con acuerdos con León y Ponferrada, y en medios mecánicos, edificios y equipación se va muchísimo dinero. La idea es semi-profesional o semi-voluntario. Habrá profesionales, ya veremos la fórmula. Según es la provincia, necesitaríamos 20 parques, pero estamos hablando de 4-5, tres de ellos de referencia (está claro que León, Ponferrada y otro intermedio entre Astorga y La Bañeza, donde técnicamente sea más viable), y luego los de segundo nivel, planteamos 2, 3 o hasta 4. Y luego solucionar lugares como La Baña o Posada de Valdeón, Oseja... intentaremos dotarlos medios para que la primera llegada la puedan hacer ellos, con voluntarios, formados por la Agencia de Protección Civil de la Junta, 300 o 600 horas. Todos los ayuntamientos tendrían que tener al menos una persona, al menos, formada adecuadamente. Porque cuando ocurre un incendio grave, por muchos medios que mandes, ese primer momento si se hace bien esel más importante.

P. – ¿En qué plazo el plan de parques comarcales implantado en León?

R. – Dos años. Para ser sinceros y objetivos, antes es imposible, el proceso no es fácil. Este año está dotado económicamente íntegro, completo, igual hay que dejar algo para el año que viene. Yo estaría satisfecho con 2017. La Junta ha dotado en los últimos años de muchísimos medios y en la provincia igual hay 50 camiones... 40 seguro. Lo que ya tenemos hay que ponerlo en valor y algunos están por ahí usados indebidamente, aparcados o en sitios que no debieran.

P. – Gersul. En otros lugares la basura es un buen negocio, en Asturias da dinero. Y mucho. ¿Por qué aquí sólo es basura... con toda la amplitud del término? Denuncias, tasazos, no reciclaje, vertidos...

R. – Con toda sinceridad, de Gersul sé muy poco. La persona que lo lleva, Ángel Calvo –alcalde de Páramo del Sil- es de mi absoluta confianza, sé que va a hacer un gran papel. Ahora mientras hablamos, está reunido con la UTE –Legio VII, concesionaria de todo el sistema- por ejemplo por el reciclaje. Vamos a asumir la recaudación de la tasa, aunque los padrones los hará Gersul, y hay temas ahí complejísimos, larguísimos de contar, que tienen que cambiar radicalmente. Estoy plenamente convencido de que va a cambiar. La verdad, que tengamos que hacer un vaso de vertido nuevo ocho años antes de lo previsto, es que ahí hay algo. O todos los cálculos estaban equivocados, que no creo, o algo ha pasado. Con toda seguridad se va a gestionar de manera más limpia.

P. – La perdiz sigue muy mareada con el asunto de las competencias impropias, que cuestan mucho dinero a Diputación y ayuntamientos. ¿La Junta seguirá dándole vueltas a la pobre?

R. – Hay una carta del Secretario de Estado de Administraciones Públicas, Beteta, del 2 de noviembre. La Ley de Racionalidad y Sostenibilidad decía que la Junta tenía que asumir las competencias de Sanidad, Educación y Servicios Sociales. Pero la carta dice que en tanto no se regule el marco de financiación para las Comunidades Autónomas y haciendas locales, los ayuntamientos tienen que seguir prestando esos servicios; o sea, mantener los colegios, los consultorios y todo lo que hagan de asistencia social. Lo deja en impasse.

P. – O sea, que esto se eterniza.

R. – Pues de momento, para la Junta, para la Diputación y para los ayuntamientos, esto está parado. Pero lo mismo que hemos sido muy exigentes en cuanto al fondo y la forma en las mociones que hemos aprobado, lo seamos en este tema gobierne quien gobierne. Yo voy a levantar la bandera como el que más, pidiendo.

P. – Estación de esquí de San Isidro. Los proyectos de su historia reciente, incluso en época de García-Prieto, han sonado a graves intereses económicos e incluso en imputaciones por corrupción con la Operación Púnica. ¿Teme que su planteamiento de abrir las estaciones a la posible iniciativa privada, por el déficit que padecen, sean una nueva y fea tentación?

R. – De momento, hay un problema superado: hoy se puede edificar. Urbanísticamente está claro y definido. Hoy se pueden hacer muchas cosas que no se podían. ¿Corrupción, Púnica? A mí no me preocupa en absoluto. Si se hace algo con San Isidro, y hay muchas personas que piensan que algo se tiene que hacer para cambiar este sistema un poco anacrónico que hace que las estaciones pierdan 2,8 millones de euros, hay que mejorar en la propia gestión. Estamos convencidos. Hay que buscar sistemas o fórmulas.

P. – Porque son casi 3 millones anuales de déficit que, como siempre les recuerda Matías Llorente, no van a los pueblos.

R. – No olvidamos que lo que se haga allí repercute en la zona y eso es importante y merece la pena solo por eso. Pero también sabemos que hay que mejorar la gestión interna y existen fórmulas que estudiaremos sin miedo ninguno, de corrupciones ni nada por el estilo. Se hará con absoluta transparencia, absoluta transparencia.

P. – Leitariegos sigue siendo la hermana pobre, la fea... Y allí sí, con la muerte de la minería, su efecto económico es vital.

R. – Leitariegos, para que se haga una idea, multiplica por dos su inversión este año. En concreto, 420.000 euros de inversión en la estación. Porque es verdad que en este momento tenemos que ayudar y potenciar esa zona donde no hay otro recurso. En Puebla de Lillo queda ganado, hostelería, Picos de Europa al lado... Pero en la zona de Villablino no hay nada. Tengo muy claro que tenemos aprovechar los recursos endógenos, especialmente. Si ahí tenemos nieve, habrá que ayudar a la hostelería, el turismo, el comercio... Y en cada zona habrá que ver qué tenemos, aprovechar esos recursos. Por ejemplo, lo que tenemos en Valencia de Don Juan es el chopo y la arcilla. La cerámica más grande de Europa y de chopo una de las fábricas más grandes de Europa. En el Órbigo, habrá que tirar del lúpulo. No está en el presupuesto pero tenemos el compromiso y está hablado en Pleno. Con la SAD de Fomento del Lúpulo, vamos a experimentar con variedades de lúpulo que optimizan más. Ahora la vid de la zona Tierra de León como Bierzo tiene un problema con el taladro, un gusano dañino. Trabajaremos con el tema ríos, aunque es complejo, con Confederación, la Junta, el espacio natural en que se hallen...

P. – Todo eso suena a un Plan ambicioso, unitario, de impulso global de la provincia. ¿Existe ese plan?

R. – La UNED de Ponferrada tenía el año pasado 70.000 euros en el presupuesto. Este año ya tiene 150.000 euros de entrada. Vamos a hablar con la Universidad de León y hacer los estudios. Inbiotec, en el Parque Científico, que está en una situación crítica, tiene 121.000 euros. Luego hay otras personas que tienen mucho que aportar, he recibido en Diputación a gente... 'Proyecto León', catedráticos de 70-80 años con ideas, argumentos. Queremos sentarnos con la gente que le gusta, por razones profesionales están muy apegados al territorio. Escucharemos a mucha gente. 2016 será un año de escuchar y preparar proyectos para en 2017 entrar de lleno a ejecutar inversiones, ayudas, subvenciones que dinamicen cada territorio con lo que tiene y podemos desarrollar. La Diputación pondrá la autopista, y el empleo lo podrán los particulares, las empresas.

P. – ¿Este plan integral de desarrollo tiene algún nombre? Para que lo vayamos publicitando...

R. – Hay varios. Podemos hablar de plan dinamizador, estratégico, no sé qué... ¿Nombre del Plan? Busque mi Whatsapp y mire lo que pone: "León-Sí".

P. – Suena bien como marca. Mientras se desarrolla 'León-sí- o como se llame ese Plan, ¿veremos algún vuelo low cost, alguna compañía de vuelos baratos, hacer despegar el aeropuerto de León? Y no me refiero sólo a viajar barato desde León sino a que vuelen barato a León.

R. – Hace 3-5 años, no querían ni oír hablar. Hoy sí. Ha cambiado todo el sistema. Otra cosa cosa es que las propias low cost no se quieren hacer competencia a sí mismas, tienen un sistema...

P. – Pues cualquiera lo diría, porque en Asturias este año serán 3 las compañías que volarán a un mismo destino, Londres, y la competencia hará bajar los precios...

R. – Sí, pero me refiero a que centralizaron en Asturias.

P.- ... Y el consorcio tiene un buen colchón de dinero, para unos años...

R.- Se está trabajando en ello. Pero es complicado y difícil. Ojalá llegue.

P. – ¿Quitaría usted la Medalla de Oro de la Provincia a Isabel Carrasco?

R. – No. Es un tema para mí cerrado, la historia, historia es. Nada más. Y si me va usted a preguntar, ya se lo adelanto yo también: no va a haber comisión de investigación. Que el PSOE, la UPL, que digan lo que quieran. Dejemos el pasado, ¿vale? Cuando vienen aquí los alcaldes, el ciudadano de a pie, lo que piensan es ¿qué vais a hacer?, piensan en futuro.

Dicen "lo que pasó"... Lo que pasó, hablan de que ya pasó. Ahora vamos a pensar en futuro, en nuestra provincia. Si dedicamos esfuerzos, recursos, tiempo al pasado, con todos los respetos, no lo veo. Una comisión de investigación o entrar a la figura de Isabel, ¿dónde hay que llegar? ¿Hasta qué año investigamos? ¿5, 10, 30 años? Se está jubilando mucha gente, ¿cuándo entró –en la Diputación- gente de verdad? Muy atrás, cientos y cientos, quizá setecientos. Aquí había sindicatos y demás. ¿Ahora, de repente, todo estaba mal? No me creo nada, ni bueno ni malo, vamos a dejarlo como está. Por supuesto, asumiré el pasado, pero responderé del futuro.

P. – Lo cierto es que el pasado no es cómodo. Hay un rosario de procesos judiciales, por ejemplo, que hay que resolver.

R. – Mire, el punto más bonito del último Pleno fue la Relación de Puestos de Trabajo, aprobada por 24 de los 25 diputados, salvo IU, que nadie sabe bien por qué. Felicité a Raúl pero no sólo yo. Porque todos los sindicatos, menos uno que se abstuvo, lo han aprobado por unanimidad. Ahí hay un trabajo, en pocos meses, bien hecho de sentarse, dialogar y consensuar las cosas. Eso sirve para que la gente esté a gusto, trabaje de una forma distinta.

P. – Para que eso ocurra, ¿habrá cambios en la estructura funcionarial de la casa? Pensamos todos en el SAM, totalmente judicializado.+

R. – Habrá cambios y en el SAM (Servicio de Asistencia a Municipios) hay que trabajar en él. Lo he planteado en la Junta de Portavoces, porque aquí varitas mágicas no tenemos. Con la estructura, ver qué hay que modificar y hasta dónde podemos modificar. Aquí, lo sigo sinceramente, tenemos mucho conflicto que se escapa fuera de la casa, judicial y demás. Vamos a intentar frenar eso, sentarnos y que no haya vencedores ni vencidos, porque lo fundamental y lo que me duele del SAM que está para atender a los municipios y cooperar con ellos, y en este momento los ayuntamientos no están satisfechos. Hay que mejorar, como otros servicios.

P. – ¿Está teniendo problemas con esa estructura interna heredada?

R. – Todos los servicios funcionan. El SAM tiene un problema más complejo. Les quiero pedir que se olviden de lo demás: estamos para servir a los ayuntamientos, no para poner trabas, sí para que confíen en nosotros. No he dicho otra cosa. Cada uno sus remuneraciones económicas que corresponda. Estudiamos alguna modificación pero aquí llevarse bien o mal con el de enfrente no puede repercutir en que un informe de un Ayuntamiento tarde más o menos. Aplicar un sistema absolutamente legal y favorecer también la iniciativa de los pueblos. La Ley no es el filo de un cuchillo, tiene una franja que se puede interpretar.

P. – ¿Cree que la sentencia por el asesinato de Isabel Carrasco devolverá la normalidad a la Diputación? ¿Sea cual sea la dureza de las penas?

R. – La institución en este momento goza una normalidad, si no absoluta, mucha. Se está trabajando bien. Aquí hay diputados de una era y de otra. Y nos llevamos de maravilla, alguna vez se da una voz dentro de un diálogo, porque cada uno intenta defender su área con uñas y dientes. Y eso es bonito. Un diputado que se precie de llevar bien un área es lo que tiene que hacer.

P. – Me refería más al hecho de si la imagen de la Diputación, que ha quedado dañada a cuenta del juicio, amén de la Operación Púnica. ¿Purificará esto un poco la sentencia?

R. – Que salga la sentencia, que se cierre este pasaje, y todavía nos queda el otro –Púnica-. Cuanto más podamos cerrar, antes podremos tranquilizar, llegar a acuerdos e intentar que la casa funcione con normalidad. No es pedir nada, sólo que la gente trabaje, esté tranquila. Aunque parezca presuntuoso, algunos creemos en lo que hacemos y nos debemos a los pueblos. Yo nací en un pueblo de 200 habitantes y ahora soy alcalde de uno de poco más de 5.000. Nosotros deberíamos pensar más en gestión y menos en entrevista, en fotos y salir guapos. A mi me gusta la gestión y cuando ves que en tal pueblo pudieron hacer una calle más o un hogar del pensionista o el teleclub, que nos quedamos sin gente... La despoblación son teorías y palabras, pero hay que bajar al suelo y ver cómo podemos atajarlo. Hay que buscar las fórmulas para no irnos a Madrid sino quedarnos aquí.

P. – Usted prometió puertas abiertas desde el primer día y las puertas se abrieron. ¿Abrirá también ventanas? ¿Abrirá cajones? Si se encuentra algo que no está bien, ¿va a sacarlo?

R. – Sí. Tanto en la Púnica como en cualquier cosa que pueda surgir, a disposición. Lo que aquí esté, saldrá. Es que saldría más tarde o más pronto, y yo no quiero ir tarde, vamos a ir por delante. He estado cinco años fuera de esta casa pero tampoco creo que haya nada. Esperemos.

SIGA EL RESTO DE LA ENTREVISTA EN www.ileon.com

Comentarios
Lo más