Trinitarios Juvenil

El Trinitarios ha saltado esta semana a un primer plano al protagonizar la mayor goleada de la jornada en la Primera División Juvenil, que si por algo está destacando es por la igualdad existente entre la mayoría de los equipos. Su 0-10 al Real Salamanca Monterrey le ha aupado a la sexta posición, un marcador que no es más que “la consecuencia de hacer bien las cosas”, como apunta Pablo, su delegado.

Con un estilo basado en la posesión, el toque y las incursiones por las bandas, la faceta ofensiva del equipo es la que más halagos se lleva. No obstante, su mayor punto fuerte es un componente que va más allá del terreno de juego: todos los chavales se han criado en la casa y la mayoría se conocen desde alevín. 

Por si fuera poco, la calidad de estos futbolistas ya quedó demostrada hace dos temporadas, cuando el bloque potente de esta plantilla conquistó el título de liga en la Segunda División Cadete.

Sin embargo, los resultados no son lo primero. “Nuestro objetivo es enseñarles fútbol. No nos marcamos objetivos clasificatorios como tal, sino que queremos que sean autónomos dentro del campo, que aprendan a desenvolverse en todas las situaciones, algunas cosas técnicas y tácticas y que intenten jugar al fútbol, no ganar por ganar de cualquier manera”, explica Pablo, otrora futbolista formado en el club y líder de su generación.

La plantilla está compuesta: Moya y Merchán (porteros); Alejandro Sánchez, Pablo Sánchez, Beni, Sergio Barbero, Mario, Isaac e Isi (defensas); David, Alejandro Sastre, Carlos Soria, Carlos Romero, Ángel y Pablo Pérez (centrocampistas); Turri, Pablo Cuadrado, Juanjo, Alejandro Garrido y Mili (delanteros); Quique (entrenador); y Pablo (delegado).

Comentarios
Lo más