El peligroso tótum revolútum de la Unión Deportiva Salamanca a menos de dos meses de la vital junta de acreedores

El peligroso tótum revolútum de la Unión Deportiva Salamanca a menos de dos meses de la vital junta de acreedores
Cuando restan menos de dos meses para que llegue una cita crucial para el futuro de la Unión Deportiva Salamanca, la situación del club no mejora y va a peor. El motivo es que pasa el tiempo y no se van solucionando los problemas que existen para llegar a la junta de acreedores con todo atado. Se mire por dónde se mire actualmente, el club deja muchas incógnitas y dudas, muchos porqués que nadie es capaz de resolver.

La pelota tiene más movimiento que nunca y la cuestión es que vaya pasando de unos a otros, circunstancia que deja apenas claridad en lo que va a pasar en el mes de junio. Los administradores, encargados de manejar el club, se sienten atados y sin poder dar ningún paso, buscando opciones para salir de nuevo adelante y poder cumplir con las obligaciones, ahora ancladas por el no registro de la ampliación. Y es que la administración no puede utilizar lo recaudado en la misma al no estar registrada y parece que apuntan a los Hidalgo como solución.

La idea de los administradores es que la familia Hidalgo adelante las nóminas que se adeudan, pero esa solución ya la descartó hace diez días en Leganés Juan José Hidalgo Acera. El empresario dejó bien claro que no aportará un euro más hasta saber si el club tiene futuro y que cree que ya ha aportado demasiado, por lo que señala a administradores y registrador para que avancen en los trámites lo antes posible y así poder ir avanzando, mientras a la vez se van solucionando otros escollos, como la sociedad paralela y el convenio de acreedores.

Ahora bien, los Hidalgo exponen que no se puede trabajar en lo segundo si no son máximos accionistas y por otro lado la auditora tampoco ha comenzado su trabajo al no tener en su poder el contrato y los trámites pertinentes para auditar una sociedad que se espera liquidar.

Mientras todo eso pasa, los jugadores ya parecen estar hartos de que vayan camino de tres meses sin cobrar y no sería retorcido que en el último mes de liga y viendo que lo deportivo va como va comiencen un pulso y denuncias a la entidad. La plantilla, que ha hablado con todas las partes, ya ha manifestado que no señala a nadie, pero no hay que ocultar los encontronazos que han tenido con la directiva en los últimos meses y miran principalmente hacia los altos cargos.

Precisamente sus actuaciones sobre el verde rematan una situación que tiene que cambiar y mucho y que deja muchas cosas en el aire. Los Hidalgo apostaron por el ascenso y por pagar refuerzos y el mal hacer fichando de Gorka Etxeberría pone actualmente muy duro el playoff. Esa bala, por la que los Hidalgo apostaban, un ascenso oxigenador, parece caducarse sin haber hecho diana.

Mientras, los días pasan, con intereses de unos y otros y con ansía de que se puedan ir solucionando aspectos, más que nada porque el partido más importante que tiene la Unión se llama proceso concursal y se jugará el 18 de junio. Y la preparación de ese ‘encuentro’ no está siendo la mejor. Y hay mucho en juego…

Comentarios