El traslado de las instalaciones de Mirat fuera de la capital, sin fecha

El traslado de las instalaciones de Mirat fuera de la capital, sin fecha
La crisis económica, sustentada principalmente en el parón inmobiliario, ha afectado también a los grandes proyectos previstos en Salamanca. Terrenos donde se preveía la construcción de miles de viviendas se han quedado sin comprador por la falta de liquidez de las empresas y la negativa a embarcarse en un fuerte riesgo ahora que apenas se venden pisos. Es el caso de Mirat, donde en su día se anunció una gran promoción inmobiliaria que luego se diluyó y ahora amenaza con quedarse sin destino por una larga temporada.
 
Un grupo de tres o cuatro empresarios salmantinos querían hacerse con toda la superficie que ocupa la industria de fertilizantes junto al río, toda vez que la zona se ha revalorizado con la puesta en marcha del museo DA2, el Centro de Artes Escénicas, la construcción del nuevo Cuartel de la Policía Local y el futuro paso bajo la vía de ferrocarril en la calle Jardines. Además, el Consistorio anunció la construcción de un auditorio al aire libre para 20.000 personas en los terrenos junto al puente Príncipe de Asturias y el instituto Sánchez Fabrés dentro del plan especial de protección de las riberas del Tormes.
 
Pero la crisis económica ha tocado de lleno a los grandes bolsillos de la ciudad, que ahora parecen echarse para atrás y no entrar en hacer realidad el convenio suscrito entre Mirat y el Ayuntamiento hace casi una década. Hubo que iniciar las negociaciones casi desde el principio sobre una zona donde en un principio se preveía una operación de 121 millones de euros y poco a poco se fue rebajando por el parón inmobiliario a pesar de que la empresa dispondría gratuitamente de terrenos en los municipios de Las Villas interesados en su implantación, principalmente Babilafuente, Huerta y San Morales por la cercanía del ferrocarril. 
Comentarios
Lo más